Manpower publica por primera vez el estudio “Cambios y retos en los recursos humanos del sector público” donde se analizan los cambios que se están produciendo y que se producirán en el ámbito de los recursos humanos en el ámbito del sector público, además de dar una visión de los nuevos retos del cambiante mundo del trabajo, a los que el sector tendrá que hacer frente.

El sector público no está al margen de las transformaciones que está viviendo el mercado laboral ni de las nuevas oportunidades y necesidades que están surgiendo.”Por este motivo, creemos que es imprescindible que la Administración Pública se prepare desde ahora para gestionar con eficacia los nuevos retos que se avecinan” afirma Dolors Poblet, directora de Manpower Sector Público

Retos y oportunidades del sector público

El estudio parte de la constatación de que el mundo laboral está en plena transformación y, en este contexto, los recursos humanos del sector público se enfrentan a nuevos desafíos que implican una transformación de las principales líneas de su gestión. En consecuencia, la tesis principal en la que se trabaja es que este sector debe encontrar nuevas formas de gestionar sus recursos humanos para lograr un mayor compromiso, una mayor productividad y conseguir mejores resultados.

El sector público y el privado comparten muchos de los problemas relativos a los entornos de trabajo, como las carencias de las habilidades de liderazgo y de las competencias técnicas necesarias en las plantillas. Además los dos sectores están igualmente afectados por las principales tendencias relativas al mercado laboral.

El estudio de Manpower pone de manifiesto que el cambio demográfico que estamos experimentando supone que, a medida que los nacidos en los primeros años de la generación del baby boom se acercan a su jubilación, las nuevas generaciones son insuficientes para reemplazar a sus predecesores. En los próximos tres años, en la Administración central, por ejemplo, se jubilará aproximadamente el 7% de los funcionarios y será necesario disponer de importantes bolsas de profesionales, seleccionar y evaluar a numerosos candidatos. Todo ello deberá realizarse en el marco de una creciente competencia con el sector privado, que se enfrenta a su propia crisis de profesionales con talento.

Cuando el ciclo económico mejore, expone el estudio, el sector privado reanudará su búsqueda de profesionales con talento, lo que comportará que los organismos públicos se enfrenten a mayores dificultades para cubrir los puestos vacantes y necesiten un mayor esfuerzo para diferenciarse del sector privado en cuanto a las condiciones profesionales que ofrecen.

Un factor clave es potenciar la imagen del empleo en el sector público. Según conclusiones del estudio, éste tendría que conseguir centrar su atractivo como empleador en un fuerte sentido de responsabilidad social y un deseo de contribuir al logro de grandes objetivos, así como la oportunidad de realizar un trabajo importante a favor del interés público. Lograr la creación de una cultura del compromiso es también un reto importante.

Una plantilla con un alto grado de compromiso es un 50% más productiva que una no comprometida y muestra tasas de retención un 44% superiores. Para lograrlo, una medida práctica muy eficiente consiste en ayudar a los empleados con mayor potencial a adquirir habilidades y perspectivas especializadas haciéndoles rotar en varios puestos temporales del sector privado, a través de programas de colaboración con este sector.

Por otro lado, es estudio reflexiona sobre el impacto de la introducción de las nuevas tecnologías en el sector público, que implica que los empleados de este sector necesitarán, cada vez más, ser expertos en el uso de las nuevas herramientas de trabajo en red y en la gestión de sus resultados. Los líderes del sector público tendrán que preparar a sus empleados para el cambio y ayudarles a superar la resistencia natural a las nuevas tendencias de transparencia y  participación, así como reconsiderar las bases fundamentales de la gestión de los lugares de trabajo. Complementariamente, se consolida la necesidad de impulsar estas nuevas tecnologías para atraer a las nuevas generaciones, ofreciendo un entorno laboral más dinámico y transformando el modo en el que la administración se acerca, atrae y emplea a las generaciones más jóvenes.

Como consecuencia de todos los factores mencionados, el estudio concluye que en los próximos años, el sector público deberá adoptar medidas excepcionales para que sus programas de selección de personal y de gestión de recursos humanos tengan éxito. Los retos de la contratación en el sector público no consisten sólo en atraer a un número óptimo de candidatos adecuados sino también en procesar de manera rápida y eficiente todas las solicitudes y desarrollar su carrera profesional una vez forman parte del equipo para mantenerlos motivados. La selección de personal y la gestión de recursos humanos en esta nueva economía en evolución implica que las soluciones deben ser cada vez más ingeniosas e interesantes.