En esta cuarta entrega de la serie “Los Responsables de RRHH opinan” el Director de Recursos Humanos de BQ, Daniel Ruiz, expone las previsiones de empleo que hay para el sector tecnológico español, y cuál es el camino a seguir para estar a la altura de las necesidades que se plantean tanto en el mercado laboral actual como en el futuro.

Daniel Ruiz - Director de RRHH de BQ

 

“En 2015 quedarán sin cubrir 85.000 puestos de trabajo en el sector tecnológico español”

Daniel Ruiz, Director de Recursos Humanos de BQ

Vivimos en una sociedad tecnológica. A nivel laboral, la tecnología es una herramienta transversal a todos los sectores profesionales. A nivel personal, una gran parte de nuestra comunicación se realiza a través de dispositivos electrónicos.

Los perfiles especializados en tecnología escasean en todo el mundo. Solo durante este año quedarán sin cubrir 85.000 puestos de trabajo en el sector tecnológico español, a lo que se une una importante demanda de puestos de trabajo para los que aún no existen los perfiles profesionales necesarios, o estos son muy escasos.

El futuro es tecnológico

No concebimos el trabajo diario sin conexión a Internet, smartphones y demás productos o servicios tecnológicos. Y esto no hará sino aumentar. Cada vez será más necesario encontrar perfiles que creen tecnología a lo largo de todo el proceso, desde el diseño artístico y mecánico de un producto hasta el desarrollo hardware y software.

Las previsiones de la Unión Europea apuntan a la creación de casi 900.000 empleos tecnológicos de aquí a 2020. Esperamos y deseamos que se cumplan los pronósticos en España, ya que indicaría un buen estado de salud del sector en nuestro país.

El reto: entender, utilizar y crear tecnología para todos

Todos los sectores profesionales, los de hoy y los de mañana, requerirán conocimientos tecnológicos. Para poder estar a la altura de las necesidades del mercado laboral actual y futuro debemos apostar por la educación tecnológica, comprometiéndonos con la formación de pequeños y mayores.

Resulta vital que las personas dejen de ser simples usuarias de tecnología para que empiecen a entenderla y a crearla. Porque la tecnología facilita nuestras vidas. Es el camino para mejorar el mundo en el que vivimos y debemos dominarla, no ser meros usuarios. Para conseguirlo, debemos cambiar una educación basada en la abstracción por otra en la que se toque y se experimente. Debemos formar personas inconformistas que se pregunten el cómo, el porqué y el para qué de las cosas y que sepan trabajar en equipo.

Además, el acceso a la educación en tecnología tiene que ser universal, siendo fundamental esta disciplina para el desarrollo presente y futuro de la sociedad. Parafraseando a Henry Ford: el verdadero progreso es el que pone la tecnología al alcance de todos.