Tal como se recoge en el Informe Empleo en Educación, la profesión docente tiene que asumir una serie de retos, entre los que destaca la reforma de la propia actividad. La ministra de Educación, Isabel Celaá, ha anunciado que se llevará a cabo esta esperada reforma. La propuesta incluiría una evaluación a profesores, aunque sería de carácter voluntario. Países con las mejores notas en rendimiento académico tienen un sistema de evaluación del profesorado.

En España se puede ejercer como profesional docente sin haber superado un examen formal que acredite su desempeño. Es el caso del 36% del profesorado, según el último informe TALIS. Esta cifra contrasta con la media de países de la OCDE, que es del 9%, según el mismo informe.

La propuesta que se debatirá en los próximos meses

Durante la celebración de una jornada titulada “Educar para el siglo XXI. Desafíos y propuestas para la profesión docente”, Celaá dio a conocer algunos detalles sobre la manera en la que se llevaría a cabo la reforma de la profesión docente. Para hacerla posible se contará con el propio colectivo y con las comunidades autónomas; se establecerán mesas de diálogo con expertos y partes implicadas. En diciembre se quiere tener un borrador del proyecto sobre el que poder ir trabajando.

Estos son dos de los puntos sobre los que se asienta la propuesta inicial:

  • Aumentar el atractivo de la profesión. En palabras de la ministra, “hay que evitar que a las aulas de educación infantil, colegios e institutos lleguen personas que acaban en ellas por avatares de la vida”. Se establecería una prueba o una serie de requisitos para los estudiantes que quieran acceder al grado de Magisterio.
  • Mejorar la formación inicial y permanente. Se pretende establecer un sistema de evaluación del profesorado que sea riguroso pero voluntario. La intención es incentivar a los docentes para que busquen la innovación y la mejora de su desempeño.

Reforma de la profesión docente

¿Aumenta el rendimiento académico? La evaluación del profesorado en otros países

Algunos de los países donde la profesión docente es evaluada son también aquellos que sacan mejores puntuaciones en los informes relacionados con las competencias que adquiere el alumnado, como las pruebas PISA. Aunque no es así en todos los casos. Finlandia está a la cabeza de este tipo de rankings y, sin embargo, no tienen un sistema que evalúe al profesorado. Es precisamente esta libertad la que aducen como beneficiosa para la calidad de la enseñanza.

Estos son los modelos de evaluación que siguen otros países de referencia en materia de educación:

  • Canadá. El sistema difiere en función de las provincias. Por ejemplo, en Ontario, los profesores deben dar una clase ante un comité. Además, tendrán que superar una entrevista personal. En caso de ser contratados, pasan a ser funcionarios. En Quebec, tendrán que pasar dos pruebas antes de ser seleccionados. Y en todo caso, se les evaluará de manera periódica durante su trayectoria.
  • China. A los docentes les evalúa tanto el colegio para el que han trabajado como las autoridades locales. Además, tienen que ir adquiriendo formación durante su trayectoria laboral. Del resultado de las evaluaciones depende una parte de la cuantía de su salario.
  • Noruega. En el modelo que se lleva a cabo en Noruega, la opinión de los alumnos tiene un gran peso. Se les hace una serie de encuestas para evaluar no solo al profesorado, sino también a los centros. Esta documentación puede transmitirse a los órganos supervisores de la actividad docente.
  • Bélgica. Las evaluaciones del profesorado en este país son muy completas. Se establecen varios parámetros, como resultados en el aula, relación con las familias o capacidad de innovación. Se llevan a cabo cada tres o cuatro años y los resultados pueden influir en la posición e incluso en la retribución de los docentes.