Fátima Báñez, Ministra de Empleo y Seguridad Social, ha anunciado la presentación de una propuesta “a sindicatos y empresarios” para poner en marcha un complemento salarial de 430 euros al mes para jóvenes desempleados. El requisito para obtener esta ayuda será acceder a firmar un contrato de formación, es decir, estudiar y trabajar al mismo tiempo. Y es que los últimos datos ofrecidos por Eurostat, colocan a España como el segundo país con mayor tasa de paro juvenil, justo por detrás de Grecia.

A la hora de recibir este complemento, que tendrá una duración máxima de 18 mensualidades, tendrán preferencia aquellos jóvenes de hasta 30 años que actualmente estén inscritos en la Garantía Juvenil, es decir, personas que tengan una cualificación profesional baja y un acceso al mercado laboral complicado.

Según ha apuntado Báñez, su intención es que su puesta en marcha sea lo más rápida posible. Para ello se ayudará de una partida de 500 millones de los Presupuestos que está reservada para este fin. Además, se espera su financiación por parte de la Unión Europea.

Esta medida, enmarcada dentro del pacto entre PP y Ciudadanos para la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno, también busca bonificar que los contratos que se firmen gracias al plan acaben convertidos en indefinidos, reduciendo así el coste de la contratación. Lo mismo ocurre actualmente con los contratos temporales, contratos en prácticas convertidos en indefinidos. Según datos del último Informe del Mercado de Trabajo de los Jóvenes, el 44,39% de la contratación juvenil se suscribió bajo la modalidad Eventual.

Las estimaciones de Empleo consideran que esta medida podría favorecer a 800.000 jóvenes durante un tiempo máximo de 1 año. Para ello, deberá negociar algunas medidas específicas con todos los agentes sociales la próxima semana “en el marco del diálogo social”.

Reacciones

La ministra considera la medida como “muy potente”. Albert Rivera, por su parte, se enorgulleció por haber conseguido poner en marcha esta ayuda. UGT, sin embargo, ha dudado de la eficacia de este nueva medida, considerándola como una nueva estrategia propagandística del Gobierno” y un “parche” de la situación actual que no acaba con el problema.