Desde el punto de vista de un trabajador asalariado, puede parecer que los emprendedores constituyen una fauna privilegiada. Mantienen el control de los beneficios de lo que producen y son ellos los que mandan en el trabajo. Un estudio revela que tampoco son los ejemplares con mayor ventaja en la cadena profesional, ellos también tienen que soportar importantes perjuicios para su supervivencia.

Desde hace ocho años, la empresa de seguros Hiscox elabora un estudio a partir de las encuestas a emprendedores de seis países: Reino Unido, EEUU, Francia, Alemania, Países Bajos y España. Las conclusiones del The Hiscox DNA of an Entrepreneur report conforman una radiografía muy útil para poder analizar las condiciones del emprendimiento y apostar por su consolidación y mejora. Te contamos lo que dice sobre los emprendedores españoles.

Condiciones laborales de los emprendedores en clave de asalariados

El sueldo. Los beneficios de su negocio para más de la mitad de los emprendedores llegan a alcanzar resultados superiores a 120.000 euros. Hay incluso un 4% que factura entre 1,1 y 2,4 millones de euros al año. Llama la atención un dato, no todos los emprendedores son dueños o fundadores de su negocio, solo lo son el 68%. Además, esta cifra ha disminuido con respecto al año pasado, que alcanzaba el 73%.

El tipo de contrato. La mayoría (un 62%) declaran que son autónomos, freelance o consultores. El 35% se ve como un trabajador a jornada completa y un 2% dice que trabaja a media jornada.

El horario. Parece que el tiempo que dedican a comer es sagrado, el 63% destinan a esta actividad más de dos horas. Y trabajan más ahora que el año pasado: el 35% se pasan entre 40 y 49 horas semanales al frente de su negocio, un porcentaje que se situaba en el 31% en 2015. Pero es que más de un tercio de los encuestados trabajan de 50 a 59 horas semanales.

El ambiente de trabajo. Hay un 33% de los emprendedores que trabajan solos; el resto tampoco cuenta con mucho equipo a su alrededor: un 35% tiene de uno a cuatro empleados.

Las vacaciones. Este es uno de los puntos más flojos de las condiciones laborales de un emprendedor. La media de los encuestados se coge 20 días como mucho de vacaciones, una cifra muy por debajo de las que tiene derecho un trabajador asalariado.

¿Qué hacían los emprendedores antes de emprender?

Un dato que merece la pena tener en cuenta es que el 30% de los emprendedores dicen que montaron su negocio porque no encontraban un empleo adecuado. El perfil del emprendedor antes de comenzar con su negocio se define entre las siguientes tendencias:

  • Los que trabajaban en una empresa del sector, es decir, conocen bien el negocio y han visto la oportunidad de continuar por su cuenta. Representan un 28%.
  • Los que trabajaban en una empresa de distinto sector, esto es, aquellas personas que han dado un giro a su trayectoria profesional y se han ido por otros derroteros, bien porque han apostado por lo que les entusiasma, bien porque seguir por el mismo camino solo conducía a una vía muerta y se han tenido que reinventar. Representan un 25%.
  • Los que estudiaban, estos son los que han entrado en el mundo laboral sin saber lo que es tener un jefe. Tanto potenciar el emprendimiento y el autoempleo desde las instituciones está dando sus resultados. Representan un 18% de los emprendedores.

Y no pensemos que la decisión de emprender la tomaron antes de ayer. La media de la antigüedad de los proyectos empresariales es de 12,7 años y hay hasta un 15% que declara una trayectoria de 20 a 30 años. De hecho, parece que, pese a los disgustos que puedan llevarse, los emprendedores quieren seguir siéndolo, al menos esos son los planes en los próximos cinco años para el 81% de ellos.