Todos somos conscientes de que el profesor es fundamental en el aprendizaje de los alumnos. Sin embargo ¿qué aspectos son importantes? Que tengan formación, que motiven a los estudiantes, que fomenten la participación… Todos estos factores influyen en el rendimiento escolar y son principales a la hora de plantearse reformas en el sistema educativo.

El Ministerio de Educación, el Gobierno de La Rioja y la Fundación Santillana han presentado recientemente un estudio en el que se llega a conclusiones muy reveladoras. Se trata del informe Prácticas docentes y rendimiento estudiantil, elaborado a partir de los datos del PISA 2012 y el TALIS 2013. El informe PISA analiza el rendimiento en estudiantes de 15 años y el TALIS estudia la calidad de la enseñanza mediante cuestionarios al profesorado.

Otros estudios previos han demostrado conclusiones tan interesantes como que:

  • Los estudiantes de primaria asignados a buenos profesores tienen mayores probabilidades de ir a la universidad o cursar estudios de largo ciclo.
  • La forma tradicional de dar las clases, tipo lección magistral en la que el profesor habla y los alumnos escuchan, no refuerza la capacidad de razonamiento. Si la clase es participativa, esta capacidad se potencia.

Son los referentes que le sirven a Ildefonso Méndez, economista autor del ensayo, para centrar el debate sobre la importancia de la práctica docente en la trayectoria del alumnado y elaborar su propia investigación.

El ránking de las medidas más eficaces

El estudio identifica qué medidas que dependen del profesorado son las que más influyen en que los alumnos saquen buenas notas. Consigue determinar hasta quince, aunque no todas tienen la misma importancia. Estas son por orden de mayor a menor influencia:

  1. Tener un título de doctor.
  2. Organizar grupos reducidos de trabajo dentro del aula para que los alumnos, de forma cooperativa, construyan un conocimiento o trabajen en la resolución de un problema.
  3. Tener estudios específicos de la materia que imparten.
  4. Recibir un curso de formación inicial para impartir clase.
  5. Haber recibido formación en orientación profesional.
  6. Ayudar a los alumnos a valorar el aprendizaje.
  7. Tener formación específica en el aprendizaje individualizado.
  8. Evaluar usando exámenes estandarizados.
  9. Haber recibido formación en conocimientos de la materia.
  10. Evaluar preguntando delante del resto de la clase.
  11. Comprobar los deberes del alumno.
  12. Plantear buenas preguntas.
  13. Motivar a los alumnos con menos interés en los estudios.
  14. Haber recibido formación en nuevas tecnologías.
  15. Tener formación en destrezas y habilidades trasversales.

 

Qué se puede hacer

Para mejorar el sistema educativo hay que tener en consideración dos aspectos:

Con respecto a las clases, que se practiquen técnicas en las que el alumnado participe más, que los grupos sean reducidos y resuelvan problemas de manera conjunta, que los estudiantes valoren el aprendizaje, que se motive a los que muestran escaso interés y que se empleen las nuevas tecnologías para realizar trabajos y proyectos.

En cuanto al profesorado, que esté al día y reciba formación sobre los siguientes conocimientos: la materia que imparte, técnicas de aprendizajes individualizados y necesidades especiales, enseñanza de destrezas transversales, nuevas tecnologías y orientación profesional al alumnado.