Una reciente sentencia de la Audiencia Nacional establece que si llegas tarde al trabajo te lo podrán descontar de la nómina. Para llevar este control, las empresas están instalando diferentes sistemas (tornos, tarjetas, huellas digitales) que registran la jornada laboral y que sirven para evitar que se trabaje más horas extra de la cuenta, registrando los horarios de entrada y salida de los empleados. Ahora también se emplearán para calcular el tiempo efectivo de trabajo y revisar si existen tiempos no trabajados (con el fin de no retribuirlos).

Dos meses más tarde, la Audiencia Nacional ha desestimado una demanda presentada el pasado 6 de mayo, 6 días antes de la entrada en vigor del registro obligatorio, por la Confederación General del Trabajo (CGT), contra la empresa contact center Atento, en la que alegó que es práctica habitual de la empresa descontar de la nómina mensual las horas de retraso, y consideraba esta práctica como una sanción no prevista en el convenio sectorial de aplicación. Así, el sindicato exigía que se abonara a los empleados el salario correspondiente y consideraba injusto que no se les hubiera permitido compensar los retrasos con otros periodos de trabajo.

En su fallo, recurrible ante el TS, la Audiencia Nacional ha subrayado “el carácter bilateral y sinalagmático del contrato de trabajo implica que la causa del contrato de trabajo son las obligaciones recíprocas que contraen trabajador y empleado de trabajar y retribuir, de forma que el trabajador no puede reclamar salario alguno por periodos de tiempo, por ínfimos que estos sean, en los que no exista efectiva prestación de servicios”.

Tras la sentencia, la Inspección de Trabajo ha empezado a comprobar que las empresas cumplen con el registro diario, pues en caso contrario podrían enfrentarse a sanciones que serán duplicadas si el incumplimiento es reiterado. Las empresas que no apliquen esta medida se arriesgan a multas de entre 625 y 6.250 euros.

Llegar-tarde

Ya no se podrán recuperar las horas de retraso

Esta sentencia establece también que los trabajadores ya no podrán compensar estos retrasos entrando antes o saliendo más tarde otros días.

Además, el tribunal señala que no es coherente que las ausencias justificadas, a las que el trabajador tiene pleno derecho, no se remuneren y, sin embargo, sí se paguen los retrasos no justificados. Los magistrados de la Audiencia Nacional consideran que no descontar los retrasos a las personas que lleguen tarde, supondría una discriminación respecto a aquellos que sí justifican sus ausencias.

Los descansos también podrían ser descontados

También, la Inspección de trabajo considera conveniente que el registro diario incluya las interrupciones o pausas durante la jornada laboral, como pueden ser el café a media mañana,  los descansos para el bocadillo o las salidas para salir a fumar, ya que no forman parte de la jornada laboral efectiva. Sin embargo, esta medida no es obligatoria y será decisión de cada compañía aplicarla o no.

Por lo tanto, a partir de ahora, si quieres conservar la totalidad de tu nómina, lo que tienes que hacer es tratar de ser puntual y procurar que cualquier retraso sea justificado.