Las carreras científico-técnicas siguen siendo disciplinas donde la presencia de las mujeres es insuficiente, pese a que en los últimos años se ha producido un ligero aumento en el número de científicas y aspirantes a ello.

Estas son las conclusiones que se desprenden del estudio Mujeres en la UPM que acaba de presentar la Universidad Politécnica de Madrid. El estudio recoge y analiza los datos sobre la presencia de mujeres en esta institución. La investigación está enmarcada en el programa TRIGGER (TRansforming Institutions by Gendering contents and Gaining Equality in Research), que tiene entre otros cometidos promover la carrera de mujeres que trabajan en el ámbito científico-tecnológico.

Según las investigadoras, los datos extraídos son capaces de ofrecer una visión general del panorama nacional, ya que la Politécnica de Madrid es la institución de educación superior más grande de España en el campo de la ingeniería y la arquitectura. No solo se han recogido datos sobre el alumnado, sino también sobre el personal investigador y docente, personal administrativo y órganos directivos, de forma que se aporta una perspectiva transversal de la igualdad en el ámbito universitario de las carreras más técnicas.

Los datos

El estudio compara la evolución de los datos entre los años 2003 y 2013. Para el 2013, el número de alumnas que se matriculan en la UPM es de un 29%. Esta cifra es similar a la del resto de Europa. El dato aumenta ligeramente cuando hablamos de las que se titulan, que suman un 33% aprox., lo que indica un menor grado de abandono. Respecto a las que continúan los estudios, las matriculadas en doctorado suponen un 35% del total, aunque finalmente solo se doctoran un 29%.

Si hablamos de qué carrera eligen las chicas, el estudio muestra que las ingenierías relacionadas con la agricultura se presentan bastante equiparadas en cuanto a hombres y mujeres. Por el contrario, la Informática y Telecomunicaciones son las especialidades menos populares entre las alumnas. Son llamativos los datos extraídos de la facultad de arquitectura porque hablan de la rápida feminización de esta disciplina. En 2013 las mujeres son mayoría en esta carrera con casi un 61%. Interesante es el dato de doctoradas comparándolo con 2003. En ese año no hubo ninguna doctorada. En cambio, en 2013 el 33% de los que presentaron la tesis fueron mujeres. Las carreras con mayor presencia de mujeres son Ingeniería forestal, con el 31%, y las alumnas de Edificación, que suman el 37%.

Este estudio también pone el microscopio sobre la investigación. Nos revela que las mujeres componen los equipos de investigación casi al 50%, pero solo suponen el 18,29% de los investigadores principales.

Índice de techo de cristal

El índice techo de cristal es un dato que ilustra la oportunidad (o la falta de ella) para ascender en la escalera jerárquica de la profesión. Un índice igual a 1 quiere decir que no hay diferencia de género en el ascenso profesional en la carrera científica. Un índice superior a 1 indica que las mujeres están infrarrepresentadas y expresa la existencia de un techo de cristal. En palabras de la directora de la investigación Inés Sánchez de Madariaga “algo que pone de manifiesto lo difícil que es para las mujeres ascender en su carrera académica”.

Como muestra se señala que el número de catedráticas de la UPM es solo del 12,5%.

El índice de techo de cristal de la UPM es del 2,35, en el total de la universidad española del 1,87 y el de Europa del 1,8.

Estudios como estos ponen de relieve que las disciplinas científico-técnicas pueden ser un ámbito poco acogedor para las mujeres y que hay una importante carencia de liderazgo femenino en el ámbito científico-técnico. A la luz de estos estudios, la UPM se ha propuesto diseñar un plan de acción que mejore tanto el acceso de las mujeres a las carreras técnicas como de su desarrollo.