El estudio Panorama de la Educación 2017, publicado hace unos días y realizado por la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) se ocupa del nivel y el tipo de formación que tienen los ciudadanos de los 35 países que analiza. Entre los resultados que arroja se encuentra la menor formación en educación secundaria no obligatoria en España respecto al resto de países pero sobre todo el informe alerta sobre la brecha de género, la desigualdad entre hombres y mujeres, en los estudios a los que acceden y las implicaciones que tienen en el ámbito laboral.

Las mujeres eligen estudios con mayor nivel de desempleo y salarios inferiores

El informe hace un recorrido que comienza por la formación y desemboca en los indicadores del mercado laboral. En él se señalan cuestiones como que las mujeres que se matriculan en educación terciaria (estudios universitarios) es superior a la de los hombres en los 35 países analizados excepto en México. De las personas que se matriculan por primera vez en estudios superiores, un 54% son mujeres de media en la OCDE,  en la UE22 (solo 22 países analizados de esta región) un 55%. En España el 53% de las personas que se matriculan en la universidad son mujeres.

El campo de la Educación es el preferido por las mujeres. El 79% de los alumnos que se matriculan por primera vez en estos estudios, tanto en la OCDE, en la UE22 como en España son mujeres. Otra de los estudios más populares entre las féminas es en el área de la Salud y el Bienestar donde las mujeres suponen el 75%.

Por el contrario, en los estudios de Ingeniería, industria y construcción y en el de Tecnologías de la información y la comunicación (TIC) son los hombres los que son mayoría entre los que acceden por primera vez a estos estudios. Las mujeres en España en estos campos representan al 24% y al 12%  respectivamente. Respecto a la media de la OCDE están siete puntos por debajo en las TIC y cinco respecto a la UE22.

Las mujeres estudian peor pagadas

El paro afecta especialmente a las mujeres en la OCDE

Una vez finalizados los estudios y cuando se pretende el acceso al mercado laboral el estudio recoge datos significativos. El 88% de las personas que estudiaron en las áreas de Ingeniería, producción industrial y construcción alcanzan seis puntos más en la tasa de empleo que los que estudian Humanidades, idiomas y artes o Formación del profesorado y ciencias de la educación. Las mujeres tienen menores tasas de empleo en parte debido a que cursan mayoritariamente estudios de Humanidades, idiomas y artes o Formación del profesorado y ciencias de la educación.

Dentro de una misma área la especialización también es una cuestión de género. Por ejemplo, en el campo de la Salud y el Bienestar el 45 % de los profesionales de la medicina en la OCDE son mujeres. Sin embargo, en regiones como Estados Unidos y Europa las mujeres tienen una probabilidad diez veces mayor de acabar siendo enfermeras que los hombres, según recaba el estudio.

Si eres mujer también cobras menos aunque tu formación sea la misma

En cuanto a los salarios que se obtienen gracias a la formación el informe recoge que las profesiones con mayores tasas de empleo conllevan también mejores salarios. Las profesiones que se incluyen en el ámbito de la Formación del profesorado y ciencias de la educación tienden a tener ingresos más bajos, aproximadamente un 15% inferiores, que la media de salarios de titulados universitarios en la OCDE. Los empleos relacionados con el área de Ingeniería, producción industrial y construcción, Ciencias sociales, Empresariales y derecho y Ciencias, matemáticas e informática son los que ofrecen mejores ingresos a sus titulados, un 10 % superior respecto al resto de áreas.

Hay un ejemplo reseñable dentro del mismo campo de estudio, por ejemplo el relacionado con Ciencias sociales, Empresariales y Derecho, asociado a salarios más altos. Las mujeres ganan de media un 75% el salario de los hombres. En el área de la Salud y el Bienestar, la profesión de médico está asociada a salarios más altos. La mitad de las mujeres lo son, en cambio un 18% se especializa en Salud y servicios sociales frente a un 6% de los hombres que eligen esta opción.

Esta puede ser una de las causas por las que las mujeres obtienen menos ingresos habiendo estudiado lo mismo que los hombres ya que las profesiones más asistenciales, dentro de las sanitarias, están relacionadas con salarios más bajos. De forma añadida, el tipo de contratación, siempre más precaria por la temporalidad y el tipo de jornada y los puestos a los que acceden, menos mujeres en puestos directivos, hace que los salarios sean de media más bajos entre hombres y mujeres especializados en las mismas áreas.

Esto también ocurre en la Educación. Del profesorado en Educación infantil la inmensa mayoría de los treinta y cinco países analizados por el estudio son mujeres (96,8%). Conforme se avanza en el nivel educativo el nivel de salarios aumenta y el número de mujeres disminuye. Las profesoras universitarias suponen el 43,1% de la media de la OCDE. En España lo son el 42,5% del profesorado.