Desde el 12 de marzo todas las empresas deben registrar las jornadas laborales de su plantilla. Este ha sido un cambio de hábito que ha tenido pendientes tanto a empresas como a trabajadores. Hasta que la información cale y se abandonen prácticas habituales que ahora son ilegales, hay todavía muchas dudas sobre qué se puede considerar una hora extra y cómo se abona.

Curiosamente, los datos de la última Encuesta de Población Activa indican que las horas extra pagadas han experimentado un descenso notable, del 19%. Todavía no hay una explicación plausible para este hecho, pero parece claro que está relacionado de alguna manera con el cumplimiento de la nueva normativa.

Qué son horas extra y qué no

Es fácil definir a rasgos generales lo que es una hora extra: la que queda fuera de la jornada pactada en contrato. Si no se ha establecido una jornada inferior, se entiende que lo que exceda de 40 horas semanales (contadas en el cómputo de un año) se considerarán horas extra. Cuando se ha determinado por convenio o por contrato una jornada inferior, la hora extraordinaria será la que se salga de este pacto. Ahora bien, no se pueden hacer horas extra con un contrato con jornada parcial.

Es importante señalar que tienen que realizarse de manera voluntaria, no te pueden obligar a hacerlas, salvo que sea para reparar un daño urgente y necesario. Por otro lado, no puedes hacer todas las horas extra que quieras y quieran contratarte. Hay un número máximo que establece el Estatuto de los Trabajadores, que sería de 80 horas anuales (sin superar las 9 horas diarias). Aparte, el convenio colectivo podría establecer otro máximo.

No son horas extraordinarias las horas complementarias. Este concepto se introdujo en 2013 para el fomento del empleo. Permite añadir un cómputo de horas a las que ya hace un trabajador contratado con jornada parcial. Solo señalar que estas sí que se cotizarían exactamente igual que las que pertenecen al reto de la jornada. Sin embargo, las horas extra no cotizan igual que el resto, no cuentan a la hora de calcular la prestación por desempleo.

Cómo cotizan las horas extra

Cómo se pagan las horas extra

Hay dos formas de compensar las horas extra. Por un lado pueden ser retribuidas económicamente y, por otro, pueden compensarse en tiempo de descanso. Este tiempo debe ser al menos igual a la hora extra, no puede ser inferior. Si te pagan por ellas, no pueden hacerlo por menos de lo que cobras una hora de la jornada. En muchos casos, estos dos tipos de compensaciones quedan reflejados por convenio colectivo, mediante negociaciones colectivas o en el propio contrato.

Si sospechas que tu caso bordea los límites que establece la ley y no te compensan de ningún modo ese tiempo que trabajas de más, puedes reclamar las horas extra.