Durante unos años, se han puesto en marcha medidas para facilitar que hubiera ordenadores en las aulas. La inversión española para incluir tecnología en las clases es más que aceptable; sin embargo, parece que esto no ha mejorado las competencias digitales de los estudiantes. ¿por qué?

El informe Estudiantes, Ordenadores y Aprendizaje, publicado recientemente por la OCDE, ha puesto las cosas en su sitio. Un estudiante no saca más partido de los recursos digitales porque tenga ordenador en clase. Los datos del estudio se extraen del último informe PISA, de 2012, sobre habilidades digitales en alumnos de 15 años.

Resultados Pisa 

Hay países con una ratio baja de ordenador por alumno en las aulas y un alto porcentaje de estudiantes con competencias digitales. Y hay países donde sucede al contrario, como en España.

El 85% de los centros de secundaria españoles tiene ordenadores de mesa en el momento en que se realiza el estudio. Hay casi un ordenador por cada dos alumnos. Esto sitúa a España en el noveno lugar de los 34 países que componen la OCDE. Sin embargo, los resultados de PISA demuestran que el rendimiento en competencias como lectura digital o resolución de problemas matemáticos por ordenador es mucho peor. De 466 puntos para la primera competencia y 484 puntos para la segunda. Mientras que Francia y Estados Unidos obtienen una puntuación de 511 en lectura digital, por ejemplo.

Singapur, China y Corea del Sur ocupan los primeros puestos en ambas competencias. Ninguno baja de 550 puntos. Ahora bien, solo el 42% de los estudiantes coreanos y el 38% de los de Shanghai cuentan con ordenadores en sus aulas. Estos datos apoyan la conclusión de la OCDE.

Enseñanza de habilidades digitales

Con este estudio queda demostrado que solo la inversión en tecnología no es suficiente, se requieren otras medidas. El informe de la OCDE propone que se tenga en cuenta la enseñanza de habilidades digitales. No solo la comprensión lectora o la resolución de problemas matemáticos, también la efectividad en la navegación y búsqueda de información.

Además, llaman la atención sobre el hecho de que todo el universo on-line ofrece muchas posibilidades para dispersarse y hay que enseñar a encauzar el tiempo que el estudiante pasa frente al ordenador o dispositivo electrónico.

Para ello la OCDE propone que se incluya este tipo de enseñanza en los planes de estudio y que los docentes se pongan al día o que se cuente con personal experto para impartir estos conocimientos al ritmo que requiere los avances tecnológicos.