Cuando finalizas tus estudios de Grado y quieres completar tu formación para orientar mejor tu carrera profesional, la oferta de titulaciones posgrado a los que puedes acceder es muy amplia. Pero, si no te conceden una beca, tendrás que hacer un gran esfuerzo económico y no quieres errar en tu decisión. Por eso, lo primero que debes tener claro es ¿a qué te vas a dedicar?

Quiero investigar o dedicarme a la docencia

Si estas son tus intenciones, la titulación ideal es la que te da el máster oficial. Al doctorado solo podrás acceder desde un máster oficial. Tienen una equivalencia dentro del plan Bolonia y es lo que sustituye a la antigua tesina.

Suelen durar uno o dos cursos académicos, es decir, tienen un mínimo de 60 créditos y un máximo de 120 (unas 1.500 horas de carga lectiva).

Si quieres continuar tu carrera en una universidad europea, debes contemplar esta opción pues la titulación está homologada. También debes tenerla en cuenta si tu objetivo es opositar, ya que te dará mayor puntuación que un título propio.

Otro detalle es que el máster oficial te de la posibilidad de solicitar una beca del Ministerio. A la hora de ponerlo sobre tu currículum, si lo vas a dirigir a una empresa, siempre resultará un plus con respecto a los perfiles que no cuenten con estudios de posgrado.

Por último, si vas a practicar determinadas profesiones reguladas como abogacía, docencia en secundaria y bachillerato y gran parte de las ingenierías tendrás obligación de cursar un máster oficial específico que te permitirá ejercer.

Quiero que me pongan al día del sector y recibir formación práctica

Con el máster que oferta la universidad como titulación propia no tendrás la opción de acceder al doctorado, pero puede abrirte las puertas de al incorporación laboral a un sector profesional.

La característica principal de esta titulación es su flexibilidad. Como no está sujeta a cumplir con una normativa tan estricta como el máster oficial, puede adaptarse y cambiar el temario según las necesidades del mercado. Las novedades y los avances de un sector los aprenderás con esta modalidad de estudios. El título puede estar asociado a una empresa, lo que le dará el prestigio de este respaldo.

Esa misma flexibilidad es la que le permite a la universidad elaborar unos horarios que se adaptan mejor a profesionales en activo que desean completar su formación con estudios reconocidos.

Las clases suelen ser muy prácticas y pueden venir a darlas referentes del ámbito profesional, no tienen por qué ser personal docente de la universidad. Por lo general, se busca que asistan nombres estrella, con una larga trayectoria en el sector en el que quieres desenvolverte.

La duración de una titulación propia no suele superar las 500 horas, es decir, un curso académico. Te pedirán haber estudiado un grado para acceder, aunque en ocasiones puedes hacerlo desde una diplomatura, una ingeniería técnica o incluso una larga trayectoria profesional.

Después de haber reflexionado hacia dónde quieres orientar tu carrera profesional, ¿cuál es tu decisión? Puedes consultar nuestro buscador una amplia oferta de los dos tipos de másteres.