La Crue de las Universidades Españolas (nueva marca de la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas) ha publicado recientemente el estudio la Universidad Española en Cifras con la información recopilada del curso 2013‐2014. Este estudio analiza y ofrece datos significativos sobre el desempeño de estas instituciones de estudios terciarios. Hemos querido destacar algunos de los resultados más relevantes.

Las ciencias de la salud son preferidas a las humanidades

Las carreras englobadas en ciencias de la salud (Enfermería, Medicina, Fisioterapia, C. Biomédicas, Podología) han crecido un 38,1% en en número de alumnos matriculados desde el año 2008. Todo lo contrario ocurre con los alumnos de ingeniería y arquitectura, que han descendido en un 10,27%. Parece que la falta de perspectivas de empleo en el sector de la construcción ha hecho que se desanimen los potenciales arquitectos e ingenieros.

ADE, la estrella de los grados

El podio de las titulaciones más demandadas en la universidad española lo ostentan los grados de Administración y Dirección de Empresas (8,12%), Derecho (6,45%) y Educación Primaria (6,38%). Una constante en los estudios universitarios es que las mujeres (53,2%) acceden a los estudios universitarios algo más que los hombres (46,8%), aunque el número de estos ha aumentado.

Las mejores notas de acceso prefieren ciencias de la salud

Parece que si eres empollón, finalmente te decantas por estudiar ciencias de la salud o ciencias en general (Microbiología, Genética, Biotecnología, Bioquímica o Biología Humana). De los que acceden a estas carreras, el 72,3% (ciencias de la salud) y el 50,29% (ciencias) ha obtenido una puntuación por encima de un 7,5.

La pública más cara en España que en el resto de Europa

En el curso 2013-2014, debido al incremento de las tasas universitarias, España ha conseguido estar entre los países más caros de Europa para estudiar en la pública. A no ser que tengas una beca, cosa que solo consiguió el 26% de los alumnos matriculados en este mismo curso. El estudio también denuncia que cada vez es más difícil conseguir una ayuda, puesto que los requisitos de acceso a las becas se han endurecido en este último curso.

I+D en retroceso

La actividad investigadora, componente esencial para la transferencia del conocimiento a la sociedad para su avance y mejora, se ha visto reducida en un 30% durante el periodo de 2010 a 2013. Esto ha ocurrido en las comunidades autónomas de referencia en la investigación universitaria, como son Madrid, Cataluña y Valencia, a excepción del País Vasco. Las universidades suponen el 60% de la producción científica. Un recorte en esta partida ha supuesto una pérdida de competitividad, según los autores del estudio.

A modo de conclusión, este estudio pone de relieve la mejora del rendimiento, relación de asignaturas aprobadas respecto a las matriculadas, tanto de estudiantes (21%) como de las propias universidades, cuyo avance se ha mostrado continuo desde la adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior (plan Bolonia).