Un informe de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, ATA, revela que los autónomos se cogen la baja la mitad de veces que los asalariados. El 0,96% de ellos frente al 1,95% de los trabajadores por cuenta ajena, durante 2017. ¿Son los trabajadores por cuenta ajena unos flojos o las bajas para los autónomos son tan complejas que solo se las cogen cuando están realmente graves?

Siempre habrá quien piense que la gente se coge bajas por cualquier cosa. Lo cierto es que el derecho a poder parar de trabajar cuando se está enfermo porque se va a recibir un sustento hasta la recuperación es un logro de los Gobiernos que abogan por el bienestar de la ciudadanía y los derechos sociales.

La protección de los autónomos ante la baja por incapacidad temporal está mucho menos amparada que en el caso de los asalariados. Cobran a partir del cuarto día de baja, tan solo el 60% si faltan menos de 20 días y tienen que buscar sustituto en su ausencia o bien ver cómo se resiente su negocio por falta de atención.

Todo ello propicia que, cuando deciden cogerse la baja, lo hagan solo ante enfermedades más duraderas y realmente incapacitantes, lo que va claramente en detrimento de su bienestar. De media, la baja de los autónomos está en 92 días, mientras que la de los asalariados se encuentra en 39 días, según el informe de ATA.

salud de los emprendedores

Más bajas entre los navarros que entre los extremeños

La incidencia de autónomos españoles que cogen la baja está en 9 de cada 1.000 al mes. Compárese con la de los asalariados, que es de hasta 22 trabajadores de cada 1.000 al mes. Pues bien, esta cifra es bastante desigual entre comunidades. Navarra es la región donde más autónomos se dan de baja, con una incidencia de 15 por 1.000 autónomos. La comunidad donde menos autónomos se dieron de baja durante 2017 fue la de Baleares, donde solo 6 de cada 1.000 trabajadores por cuenta propia la cogieron.

Además, las bajas de los navarros también son las más cortas del país, con una media de casi 60 días. Esta cifra está más cerca de la de la media de asalariados españoles que de la de autónomos. Pero la brecha es mucho mayor con respecto a las comunidades donde más largas son las incapacidades temporales de los trabajadores por cuenta propia. Se trata de Galicia y Extremadura, donde la media de duración está en casi 4 meses, 114 días.

A la luz de estos datos que se publican en el informe de ATA, se podría aventurar una conclusión. Los autónomos que se acercan a las cifras de bajas de los asalariados, tanto por la duración como por la incidencia, gozan de mayor bienestar. Si esta conclusión fuese acertada, quedaría por determinar cuáles podrían ser las causas de esta mejora con respecto a otras comunidades. Y merecería la pena hacerlo, pues los números son realmente dispares y se podrían proponer medidas que hicieran prosperar la situación.

Por su parte, Lorenzo Amor, presidente de ATA, expresa lo que se está reclamando para el colectivo de autónomos tras publicar este informe esclarecedor: “Que los autónomos estén exentos de pagar la cuota a la Seguridad Social a partir del día 30 de la baja”.