¿Dónde te ves profesionalmente dentro de cinco años? Esperamos que no digas en el mismo sitio haciendo lo mismo porque las predicciones auguran que casi nada de lo que existe ahora será igual en un lustro.

La que ya llaman la Cuarta Revolución Industrial nos advierte en estos términos de que en este plazo se producirá una disrupción tecnológica, una brecha de talento digital que establecerá un antes y un después en las formas de trabajar vividas por las mismas generaciones. Parece que el cambio no va a ser un camino de rosas. Así lo cuenta un informe presentado en el Foro Económico Mundial celebrado en Davos (Suiza), que ha reunido a las personas más poderosas del planeta. The future of jobs es el informe que se ha elaborado para el encuentro, y que recoge la opinión de los responsables de recursos humanos de las principales empresas.

Desaparición de siete millones de puestos de trabajo entre 2015 y 2020

El informe advierte que este cambio tecnológico va a hacer desaparecer siete millones de puestos de trabajo en los 17 países más desarrollados del mundo. La mayor parte relacionados con labores administrativas y de oficina. Aunque hace ya un tiempo que la digitalización y la gestión de datos está integrada en las oficinas, la optimización en la capacidad de procesamiento de los datos experimentará un avance espectacular. También las manufacturas y las cadenas de montaje así como las actividades extractivas sufrirán la pérdida de puestos de trabajo masiva. La robótica liderará este cambio. Las ventajas son muchas: las máquinas autónomas pueden trabajar más de ocho horas, no enferman y lo hacen todo sin quejarse ni aburrirse.

Pero las nuevas necesidades harán que las especialidades de informática, matemáticas, arquitectura o ingeniería se consoliden como yacimientos de empleo. Se augura un gran crecimiento para el análisis de datos o la inteligencia artificial, pero también perfiles como especialistas en ventas que tendrán que defender su producto ante un nuevo tipo de cliente más concienciado y crítico. Se crearán un total de dos millones de puestos de trabajo relacionados con las nuevas necesidades.

El informe advierte sobre la necesidad de empezar a adecuarse al trabajo del futuro inmediato. Las destrezas y habilidades que tenemos gran parte de los trabajadores ya no serán relevantes para un puesto de trabajo en los próximos años. Un 65% de los niños de primaria trabajarán en empleos que todavía no existen.

Las habilidades en el año 2020

El componente creativo de la mente humana, todo lo que escape a la automatización, será competencia de los trabajadores de los años veinte de este siglo. Las habilidades más demandadas tendrán que ver con la resolución de problemas complejos, el pensamiento crítico, la creatividad, la gestión de equipos o la toma de decisiones.

Hoja de ruta para el empleo del futuro

No hay tiempo que perder. Las empresas deben apostar por una profunda transformación para adaptarse al escenario pantecnológico que se presenta. Los responsables de RRHH creen que lo más eficaz es formar a las plantillas para superar la brecha tecnológica sin demasiados costes. Los conocimientos estarán en permanente cambio y actualización, lo que hará imprescindible la inversión en formación continua. Deben centrar sus esfuerzos en apostar por la incorporación de talento diverso, colaboración público-privada y transversal entre compañías que ayude a capear la incertidumbre.

Parece que el estado de ánimo frente al reto tecnológico va por barrios. Según una encuesta de la compañía de software y servicios india Infosys realizada en el marco de Davos, un 80% de los jóvenes de entre 16 y 25 años consultados reconoce que ha tenido necesidad de ampliar su formación fuera de la escuela, porque en ella no se habían adquirido las destrezas que se requieren en los perfiles profesionales actuales. El 60% de los jóvenes de las economías emergentes como Brasil, India o Sudáfrica se muestran confiados en que serían capaces de adquirir las habilidades necesarias para enfrentarse al ecosistema laboral del futuro. En cambio, solo uno de cada cuatro jóvenes franceses confía en que estaría capacitado para los próximos retos laborales.

¿Estamos educando para el empleo del futuro? Los robots ya van por aquí. ¿Inquietante?