La pausa para el bocadillo o para el café ha protagonizado recientemente algunas noticias en los tribunales en materia laboral. En esta ocasión, el Tribunal Supremo ha dado la razón a la empresa sobre cómo debe retribuirse el tiempo de descanso durante la jornada.

Descansos permitidos durante la jornada laboral

El descanso durante la jornada laboral es un derecho que tienen todos los trabajadores cuya jornada exceda las seis horas de forma continuada. En caso de jornada partida no se establece tiempo de descanso. De forma general, el descanso contempla estas características:

  • La duración deber ser de un mínimo de 15 minutos.
  • Si no es disfrutado podrá ser retribuido.
  • Puede ser tiempo de trabajo efectivo o no.

El tiempo máximo se establece por convenio. Para los menores de 18 años se establece un tiempo de descanso de 30 min para jornadas que sobrepasen las cuatro horas y media. Al tratarse de un derecho, en caso de que no pueda ser disfrutado por las características de la actividad puede ser retribuido y, tal como ha dictado en sentencia el Supremo, debe ser pagada como jornada ordinaria.

Si los 15 minutos constituyen o no tiempo efectivo de trabajo es algo que también se acuerda por convenio. En caso de que no se contemple como tiempo de trabajo efectivo hay que recuperarlo alargando la jornada.

En ocasiones, los convenios mejoran lo estipulado por ley. Por ejemplo, en el convenio de Contact Center (el antiguo Telemarketing) se establece lo que se denomina una pausa visual de cinco minutos cada hora de trabajo. Se considera que mirar la pantalla de forma continuada puede provocar molestias y falta de concentración. Puesto que compete al ámbito de la salud laboral, no se puede retribuir ni acumular.

La pausa del bocadillo en los juzgados

La Audiencia Nacional dictaminó en su día que este descanso, si no es disfrutado durante la jornada laboral, debería pagarse como hora extra, ya que superaba la jornada laboral ordinaria que tenían los trabajadores que sí disfrutaban de él. El origen de esta sentencia fue la denuncia por conflicto colectivo entre el sindicato UGT y la patronal de Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias). Adif recurrió esta sentencia y el Tribunal Supremo finalmente ha dictaminado que este descanso no debe ser bonificado como hora extra sino como jornada ordinaria, ya que no excede el tiempo máximo legal de jornada laboral.

No es la única vez que la pausa para el bocadillo ha estado presente en el Tribunal Supremo. En diciembre del 2014 este tribunal ratificó una sentencia de la Audiencia Nacional interpuesta por el sindicato CGT contra la empresa Logista. La firma de un nuevo convenio por parte de patronal y sindicatos modificó la consideración del tiempo de descanso.

Con el nuevo convenio no computaba como tiempo efectivo de trabajo. El Supremo encontró injusto que los contratados bajo el nuevo convenio tuvieran que trabajar más horas que los protegidos por el convenio anterior para cumplir con su jornada laboral. Tanto la Audiencia como la ratificación del tribunal supremo dieron la razón a los trabajadores.

¿Se puede utilizar el tiempo del bocadillo para fumar?

Otra de las polémicas en las empresas es el tiempo destinado a fumar. La ley antitabaco prohíbe fumar en las dependencias de la empresa por lo que los fumadores deben usar un tiempo durante la jornada para salir al exterior. Ya existen varias sentencias que han dictaminado que podrá utilizarse el tiempo del café o bocadillo para salir a fumar. Es más, será el único tiempo que pueda dedicarse a este fin.