Se ha demostrado científicamente que escuchar música mientras se estudia puede ayudar a la concentración, además de servir como motivación. Según la neurociencia, la música activa áreas del cerebro que son clave para potenciar el aprendizaje, como la corteza auditiva y zonas asociadas con la emoción, pero también áreas del cerebro vinculadas con la coordinación motora fina, la visión y procesos superiores del pensamiento.

El estudio científico más conocido sobre la música en los estudiantes es el Efecto Mozart. En él se observó que, tras escuchar los participantes su obra, mejoraban los resultados en los test de razonamiento espacio-temporal.

Otro estudio del año 2010, llevado a cabo en la Universidad del Instituto Wales (Cardiff) por el doctor Nick Perham, demostraba que cierta música ayudaba a la concentración del estudiante. Perham hablaba del “efecto del sonido irrelevante”. Concluyó que, cuando se mantiene el tempo de la música, se generan ondas cerebrales adecuadas para estudiar que estimulan el fortalecimiento de la concentración, independientemente de que la música nos guste o no.

Pero no toda la música es apta para el estudio. La cuestión radica en elegir la música adecuada. Es importante seleccionar música tranquila y armoniosa que ayude a la concentración, como autores de música clásica o música instrumental. De hecho, se recomienda evitar canciones con letras, que pueden desviar la atención.

Géneros musicales que facilitan la concentración

  • La música clásica. Genera sensación armoniosa y mejora el estado de ánimo. Además, programada en 60 pulsaciones por minuto, facilita el pensamiento más creativo y productivo.
  • Música instrumental ambient, un estilo basado en sonidos relajantes de instrumentos y melodías actuales. Relacionado con ello, aunque no sea estrictamente música, se encuentran los sonidos de la naturaleza, que inspiran la misma tranquilidad.
  • Música electrónica instrumental, como chill out, entre los que se enmarcan el new age, trip hop, trance ambient y el ambient house, ya que relajan la mente y la hacen más receptiva.

Dónde encontrar listas de música ya creadas

En Spotify puedes encontrar una gran variedad de listas ya creadas con este fin. Basta con buscar “música para estudiar”, “música para concentrarse” o “estados de ánimo”. Entre las playlists destacamos “BSO (música para estudiar)”, más de 170 temas instrumentales que forman parte de la banda sonora de películas como Amelie, Pearl Harbor, Up, Gladiator o Piratas del Caribe. Si prefieres la música clásica, la lista “Intense Studying” contiene unas 100 canciones de compositores clásicos como Mozart, Bach, Haydn, Vivaldi, Handel o más actuales como David Lang. Y la playlist “Instrumental Study” está especializada en música chill-out.

En YouTube también puedes encontrar listas creadas, como la basada en la banda sonora de Brave Heart, Música de piano para concentrarse o la mejor música de piano de Mozart para estudiar. Ya sabes, el “Efecto Mozart”.

En la web www.musicarelajante.es puedes encontrar música por estilos, desde jazz relajante a lounge o sonidos de la naturaleza.

En la plataforma https://soundcloud.com hay listas con temas que favorecen la relajación y la concentración, en el apartado “Spiritual moment”.

Consejos para estudiar con música

  • Si eres de los que prefieren hacerse su propia lista de reproducción, procura que tengan unas dos horas de duración. Así no tienes que interrumpir el estudio para elegir un tema. Además, el final de la lista coincidirá con el momento idóneo para descansar.
  • Es importante controlar el volumen, que debe ser de moderado a bajo. La música tiene que sonar de fondo y mantenerse en un segundo plano para evitar distracciones.
  • No escuches música en la radio. La interlocución de los presentadores y los anuncios te distraerán.
  • Evita canciones con letra o que provoquen emociones, te pueden distraer. Está demostrado que el pop anima (más de lo normal, si se pretende estudiar) y el heavy
  • Y, por supuesto, elije un lugar propicio para el estudio, con buena temperatura y luz suave, y adopta una técnica de estudio eficiente.