El mercado laboral es cada vez más complicado para los futuros candidatos.

Cada vez hay más vías en las que poder consultar posibles ofertas de trabajo interesantes y que se ajusten a nuestro perfil. Sin embargo, los desempleados se enfrentan a sólamente un 20% del total de ofertas de trabajo publicadas.

Es decir, casi un 80% de todos los empleos disponibles nunca se llegan a conocer públicamente ya que las empresas contratantes prefieren buscar otras vías de comunicación, bien sea a través de recomendaciones y boca a boca, o porque dejan en manos de empresas de contratación, todo el proceso de selección de candidatos.

Como consecuencia de eso, este porcentaje tan alto de ofertas nunca se llega a publicar ni entra a formar parte de los portales de empleo.

Esta situación demuestra la importancia que tiene el estar bien informado y conocer empresas de contratación y recursos humanos, que puedan facilitarnos la entrada en numerosos procesos de selección y optar así a un puesto de trabajo.

Otras vías como por ejemplo el networking, se postula como una alternativa clave para conocer las últimas noticias sobre empresas que estén contratando nuevos trabajadores, y que a través de personas de confianza, solicitan recomendaciones para estos nuevos puestos.

El networking no garantiza un puesto de trabajo, pero sí los contactos necesarios y tener más oportunidades de llegar a conseguirlo.

Por tanto, el entorno social de las empresas, los eventos, las presentaciones, las congresos… Se presentan como un nuevo mercado de oportunidades, para tejer esas redes de contacto que nos pueden facilitar la entrada a un puesto de trabajo, que de otra manera ni siquiera conoceríamos de su disponibilidad.

En definitiva, estar bien informado y moverse en el circuito social de las empresas nos dará mayor visibilidad y por tanto mayor oportunidad de conocer esos oportunidades de trabajo.