Las campañas de recogida de frutas y verduras en el campo se producen a lo largo de casi todo el año pero se intensifican con la llegada de la temporada estival. Es entonces cuando los cultivos están rebosantes de productos y más personal se necesita para su recolección.

España es el cuarto proveedor de productos agrícolas de Europa

Pese a que el sector agrícola tiene una gran importancia en las exportaciones, España es el cuarto proveedor de frutas y verduras en Europa, las condiciones laborales de los temporeros, son muy precarias. Son frecuentes los abusos en cuanto a salarios por debajo de convenio, con jornadas extenuantes y falta de indumentaria apropiada para trabajar.

Pero no solo en lo laboral. Gran parte de los trabajadores temporeros son personas llegadas de otros países que no fijan aquí su residencia sino que solo se quedan el tiempo que duran las campañas. En muchos casos viven en situación de hacinamiento y condiciones insalubres de alojamiento que les ofrecen en un pack junto con el puesto de trabajo.

Desde las trabajadoras de la fresa en Huelva, las recolectoras de ajo en Castilla- la Mancha o la recogida de la lechuga en Murcia son continuas las denuncias por parte de los sindicatos sobre las numerosas injusticias que se producen en el sector.

La inspección de trabajo se fija en los temporeros

El precio por hora en el campo

Según los diferentes convenios territoriales del campo el precio por jornada, habitualmente de ocho horas, es de 53-55 euros al día, dependiendo del convenio provincial que corresponda, entre 5,85 y 6,18 euros hora. El cumplimiento del convenio y el trabajo regular no es la norma en el campo en estas épocas en las que el tiempo apremia para que la recogida de los productos se haga en el mínimo tiempo posible debido a las características de rápido deterioro y maduración de los alimentos. Esto da lugar a muchas irregularidades. En el campo se trabaja habitualmente a destajo lo que significa que las jornadas pueden alargarse hasta las doce horas.

Y cuando no hay un contrato por medio, algo bastante habitual y que viene de la mano con la situación irregular de muchos trabajadores extranjeros, los precios ni se acercan. Se puede llegar a cobrar 30 euros por trabajar durante diez horas. La falta de cumplimiento con la cotización en el Sistema Especial Agrario, es otra de las infracciones habituales que se denuncian. En  muchos casos se cotizan los primeros días y, si no acude una inspección laboral, no se cotiza más por ese trabajador pese a que continúe acudiendo al campo y recibiendo un jornal bajo manga.

Medidas para atajar la discriminación laboral

Desde algunas administraciones se han lanzado propuestas para tratar de atajar estas situaciones injustas. El gobierno de Castilla- la Mancha ha anunciado que se intensificará la supervisión de los alojamientos y las condiciones laborales por parte de la Inspección de trabajo de esta comunidad para evitar que se produzcan estas lamentables condiciones. Para ello se creará una comisión integrada por las asociaciones agrarias, Guardia Civil y Policía Nacional, los sindicatos y trabajadores de la administración con el fin de velar que se cumplen condiciones laborales y de vida dignas durante la campaña de 2019.