Hasta hace poco, los responsables de RR.HH. sólo tenían una forma de conocer a los candidatos: su currículum. Ahora, con sólo teclear su nombre en Google pueden saber mucho más de ellos. Por esto, es fundamental que cuides al máximo tu identidad digital. Y no pienses que es mejor que no encuentren nada sobre ti, el no tener identidad digital supone que no estás al tanto de las últimas tendencias, incluso que tienes poca iniciativa y curiosidad. Empieza cuanto antes a construirte tu identidad, en pocos años será tan malo que no estés en la Red como que encuentren datos negativos.

Antes de seguir, un consejo: muéstrate en la Red tal como eres en la realidad, no trates de crearte una identidad falsa. Las redes sociales se basan en la confianza entre usuarios, es la única manera de encontrar trabajo o hacer negocios, además cuando se descubra que no eres como habías pintado la propia red acabará con tu prestigio profesional.

Debes tener muy clara la diferencia entre una red profesional y una social, pero ten presente que las dos están Internet y pueden ser accesibles para los seleccionadores. De nada sirve que cuides al máximo tus perfiles en las redes profesionales si en las sociales cuelgas (o tus amigos cuelgan) todo tipo de contenido que pueda perjudicar tu imagen.

Desde el punto de vista de tu identidad profesional, es importante que sigas una serie de pautas que te generen una buena reputación en la Red:

– Completa siempre tu perfil al 100%. Si un seleccionador decide investigar sobre ti en la web puede llevarse una idea errónea si no tienes completos y actualizados tus perfiles en las redes en las que estés presente, además puede llevarle a pensar que eres una persona que no termina las cosas que empieza. Utiliza siempre tu nombre y foto real.

– Recomendaciones. Las redes profesionales te permiten incluir en tu perfil todas las recomendaciones que quieras, por ello es interesante que solicites a personas con las que has trabajado que te escriban una reseña positiva sobre tus habilidades profesionales. Es importante que tú también hagas recomendaciones a las personas que te lo pidan.

– Cuida tu red de contactos. Debes ir ampliando poco a poco tu red pero no se trata de tener el mayor número posible de contactos sino de que sean contactos de calidad, personas que conozcas por trabajo o estudios que pueden aportarte algo. Será muy positivo que los responsables de selección vean que tienes un círculo de amistades dentro del sector en el que te mueves.

– Participa en grupos relacionados con tu sector. Las redes profesionales permiten crear grupos sobre todo tipo de temas y actividades. Es interesante que formes parte activa (participa en debates, comparte noticias…) de algunos grupos relacionados con tu actividad. Además de mantenerte al día y hacer nuevos contactos dentro del sector, los responsable de selección te verán como una persona activa e interesada por lo que pase dentro de tu ámbito de trabajo. Incluso puedes crear tu propio grupo, siempre y cuando puedas mantenerlo activo.

– Mantén conectados todos tus perfiles. Si por ejemplo tienes tu perfil en Linkedin puedes conectarlo con tu cuenta de twitter y tu blog, de esta forma el contenido que publiques en una de las redes se irá actualizando y publicando en las demás.