Miles de personas solicitantes de protección internacional por diferentes causas llegan a diario a las puertas de Europa. Para los países supone un reto el dar acogida y facilitar la integración social ofreciendo soluciones que garanticen la completa inserción a través de un puesto de trabajo.

La formación profesional se perfila como uno de las mejores opciones formativas para capacitar y validar los conocimientos que tienen estas personas y que serán imprescindibles para acceder de una forma ágil al mercado laboral.

El CEDEFOP (Centro Europeo para el Desarrollo de la FP) junto con la OCDE presentó un estudio en el que señala la importancia de la FP como integradora laboral del colectivo de personas refugiadas a través de la capacitación y la cualificación.

El reto de la inserción laboral de las personas refugiadas. Alemania a la cabeza.

Gran parte de países europeos se han visto la necesidad de articular mecanismos que favorezcan la autosuficiencia de las personas refugiadas. Las principales dificultades de integración en los países de acogida están causadas en primer lugar, por la deteriorada situación emocional por las experiencias traumáticas vividas, pero tras esta causa se encuentra el escaso conocimiento y vínculo con el país de acogida y, en gran medida, por la falta de recursos para acceder al mercado laboral donde la validación de capacidades y cualificaciones está llena de obstáculos. Para paliar estas barreras de inserción se han diseñado diferentes iniciativas dependiendo de cada país.

Alemania es uno de los países que más personas refugiadas ha acogido en sus ciudades, quizás motivados por una gran necesidad de fuerza laboral,  lo que ha permitido el desarrollo de un abanico de soluciones muy amplio enfocado a integrar a estas personas.

El objetivo principal es agilizar los trámites para que se produzca un acceso temprano  a las medidas de integración. En este sentido, una de las primeras y principales necesidades para tener un puesto de trabajo es saber hablar el idioma del país de acogida  y conseguir un nivel óptimo para empezar a prestar servicios. Es crucial aprender, no solo las nociones básicas, si no también el lenguaje laboral y específico del sector para el que se está formando o capacitado. No podía ser menos en el país donde la FP es el pilar fundamental de la formación para trabajar.

Fp solución refugiados

Evaluación y capacitación para la integración

Las acciones se dirigen a validar el bagaje que trae cada una de estas personas y ofrecer una cualificación. También a facilitar orientación desde las capacidades de cada individuo hacia profesiones donde haya una gran demanda de fuerza de trabajo. Entre las medidas más importantes destacan las prácticas laborales en empresas. En Bélgica, acompañan estas acciones con subsidios y formación. Suecia realiza pruebas de competencia en entornos laborales para los recién llegados y acelera los trámites para validar a personas que estén en posesión de certificación laboral o de formación para homologarla.

Estos programas no se ocupan solamente de las personas inmigrantes por motivos humanitarios si no que trabajan también para que la parte de los empleadores puedan beneficiarse de este talento  utilizando las cámaras de comercio o redes de pequeñas y medianas empresas. Se ocupan no solo de la contratación y las prácticas sino también de sensibilizar hacia la contratación de este colectivo por medio de campañas institucionales, poniendo el foco en el aporte a la sociedad de estos nuevos cotizantes.

En España se han utilizado las ayudas del Fondo Social Europeo (FSE) para financiar programas de evaluación, reconocimiento y validación de los conocimientos de las personas refugiadas. En colaboración con la Dirección General de Migraciones se ocupan de facilitar el acceso a FP y labores de orientación laboral.

La FP acumula el 30% de las ofertas de empleo

La FP es una de las opciones formativas que más empleabilidad producen según los datos del Informe Infoempleo- Adecco. Un 30% de las ofertas de empleo incluyen el requisito de la FP entre sus condiciones. Este porcentaje se reparte entre FP de grado superior (72%) y FP de grado medio (28%). La FP Dual da un paso más e integra en el proceso formativo, de manera más intensa que la FP, las prácticas en las empresas. La fórmula de la FP Dual permite  que la inserción en el mundo laboral resulte muy beneficiosa tanto a las empresas, que se encuentran con jóvenes con altos niveles de motivación y formación específica y actualizada, y para los propios jóvenes, incluidos los jóvenes refugiados, con formas muy directas de inserción laboral en un entorno favorable. La formación para el empleo es una apuesta segura para la integración de todas las personas en la sociedad.