Según la última Encuesta de Población Activa, los mayores de 40 años son uno de los colectivos con mayor riesgo de exclusión laboral. En la mayor parte de caso, las personas que pierden su empleo por cualquier razón entrados en la cuarentena tienen un riesgo muy elevado de convertirse en parados de larga duración. Los cambios estructurales del mercado laboral y la constante revolución tecnológica no son precisamente sus mejores aliados.

En la mayor parte de casos se trata de personas formadas, con un buen currículum, con dilatada experiencia, ganas de trabajar, capacidad de gestión y acostumbrados a trabajar en equipo… Muchos incluso tienen experiencia en puestos de responsabilidad. Pero en la balanza de los contras, su edad pesa mucho más que todo ello. Ante el desolado panorama que se cierne sobre ellos, muchos recurren al emprendimiento, bien por necesidad, bien por convicción, pero ni siquiera en estos casos puede decirse que tengan ningún privilegio ni ayudas especiales por lo particular de su situación.

Hasta hace poco sí que existía una bonificación especial de hasta un 55% de la cuota empresarial a la Seguridad Social por contratar parados mayores de 45 años. Sin embargo este tipo de ayudas se han visto superadas por la tarifa plana de 100€ a la Seguridad Social recientemente instaurada. Este tipo de ayudas, frente a la anterior, se aplica a todas las contrataciones indefinidas de una empresa independientemente de la edad de la persona contratada.

A continuación hemos recopilado algunos consejos que te pueden resultar interesante si eres mayor de 40 años y estas en búsqueda activa de empleo:

No te desanimes ni pierdas la esperanza. Y sobre todo no busques sólo trabajos similares a los que has tenido antes porque te cerrarás muchas puertas y lo importante es salir cuanto antes del paro. Recuerda que siempre podrás seguir buscando después.

Ante cualquier proceso de selección de personal, una persona mayor de 40 años debe esgrimir su valor diferencial frente a los jóvenes. A saber, su experiencia vital y laboral así como su agenda de contactos. De hecho, una de las primeras acciones debería ser echar mano de ellos y empezar a tomar cafés con unos y con otros.

Recíclate y especialízate a través, por ejemplo, de los cursos de Formación Ocupacional, los Talleres de Empleo, la Formación Profesional ó las Universidades para Mayores. Nunca subestimes el valor de una buena formación.

Recurre a las asociaciones y entidades que ofrecen ayudas, asesoramiento y servicios de orientación a los mayores de 40 años. En cada Comunidad Autónoma existen distintos planes específicos para la reinserción laboral de los colectivos en riesgo de exclusión laboral, como es el de los mayores de 45 años. Así en Madrid ó Aragón están el Programa Empleabilidad Ibercaja +45; en Andalucía existe 45Plus. A nivel nacional, la Fundación Adecco ó la Asociación Empleosenior, Trabajo y Productividad por ejemplo tienen también programas para mejorar la empleabilidad de las personas mayores de 45 años. En muchas ciudades de España además existen Asociaciones de Parados Mayores de 40 que ofrecen asesoramiento, subvenciones para cursos de formación, bolsas de trabajo e incluso apoyo psicológico a todo este colectivo.

Recurre al emprendimiento. De hecho, convertirse en autónomos o crear su propia empresa es una de las salidas laborales más habituales en estos casos. Si todavía tienes derecho a paro, tienes la posibilidad de solicitar el cobro íntegro del paro para montar tu propio negocio. María José Valdivieso, una parada que trabajó durante años en comunicación y publicidad recurrió al emprendimiento cuando se vio en la calle y ahora ayuda a otros desempleados que se encuentran en una situación similar a aquella por la que ella paso. María José acaba de fundar junto a otros dos socios Plus40net, una red de networking donde compartir experiencias, conocimientos y reciclarse, un punto de encuentro entre aquellos profesionales de más de 40 que simplemente quieren volver a trabajar, y sobre todo una plataforma para formar equipos multidisciplinares que permitan que los proyectos de los asociados se materialicen en emprendimientos. Y es que, ante la falta de ayudas oficiales de ningún tipo para los parados mayores de 40 años, iniciativas privadas como esta asesoran, ayudan a los asociados a reciclarse e incluso les prestan apoyo psicológico.

Por último, simplemente nos gustaría recordarte que existen sitios como Tarifas Blancas donde se ofrecen descuentos especiales para desempleados de los que tal vez puedas beneficiarte y te puedan ayudar a llegar a final de mes.

Imagen (Flickr CC)