La edad y la experiencia son los requisitos que más aparecen en las ofertas de empleo. La experiencia es el tormento de los novatos laborales y la edad la preocupación a partir de los 45 años. Para las empresas filtrar por edad y experiencia a los candidatos agiliza el proceso de selección, porque son indicadores muy expresivos para valorar el grado de conocimiento de una profesión o actividad.

Desgranamos las cifras que nos ofrece el Informe Infoempleo Adecco sobre los requisitos protagonistas en los portales de empleo.

Los 30 años, la edad estrella de un candidato

El requisito de la edad se encuentra en el 31% de las ofertas recogidas durante el 2014. La franja de edad más demandada es la que va de los 26 a los 35 (55%) y, dentro de esta franja, los de 31 a 35 años son los más solicitados (28,01%). El informe destaca que las empresas están buscando candidatos más maduros, ya que solo hace cuatro años la franja de edad más solicitada era la de 26 a 30 años.

La edad como freno para la contratación

Tras el análisis de esta condición en las ofertas de empleo a nivel nacional, el informe concluye que la edad no es determinante para la contratación, pero sí para descartar al candidato. Los mayores de 45 años son los profesionales con mayor experiencia pero los menos demandados. Solo el 6,2% de las solicitudes piden trabajadores maduros. Los menores de 25 años también escuchan, en un alto porcentaje, un definitivo “ya te llamaremos” cuando se enfrentan a una candidatura. Los requieren solo en el 8,9% de las ofertas. Pero la situación es muy diferente. Los jóvenes aprovechan para formarse y mejorar su perfil y su nivel de empleabilidad se incrementa, mientras que el de los mayores disminuye.

El sector que solicita candidatos de mayor edad es la educación. La media es de 34,6 años. Y sin gran sorpresa, el sector más joven es el de las tecnológicas e informática.

Junior, senior o semisenior

Llevar años manejando las herramientas y las claves de un sector es lo más atractivo de un perfil: la experiencia. Dependiendo de los años de experiencia del candidato, las empresas clasifican sus ofertas de trabajo a la anglosajona. Ocurre sobre todo en las multinacionales o enfocadas al ámbito internacional, pero es una nomenclatura cada vez más común en el resto o para el mundo freelance. Eres junior si tienes menos de dos años de experiencia. El siguiente paso es ser semisenior hasta que acumules los seis años. A partir de ese momento, ya podemos hablar de senior.

La falta de experiencia puede ser un requisito

El 77% de las ofertas de empleo analizadas incluyen entre sus requisitos la experiencia. Ahora bien, “no es necesaria experiencia” es la condición que se expresa en el 29% de las solicitudes. El principal motivo es emplear a personas con un gran potencial de desarrollo profesional, pero además porque supone una contratación menos costosa.

La media de experiencia solicitada es de 3,5 años. Entre las ofertas que exigen tener un recorrido en el puesto, los años de maestría más requeridos son entre 3 y 5 años (23,04%), seguidos de las que piden más de 5 años (21,68%). Los puestos que solicitan tener al menos 2-3 años suman el 18,89% del total. Finalmente, aquellas ofertas que piden al menos un año son solo el 6,97%.