¿Qué te gustaría hacer en el futuro?: a) Trabajar para una empresa; b) Ser funcionario/empleado público; c) Ser emprendedor creando mi propia empresa. Esta es la cuestión que plantea cada año a los visitantes de la página web la iniciativa Young Business Talents, un programa de simulación empresarial que trata de impulsar la vocación emprendedora en jóvenes preuniversitarios entre 15 y 21 años.

Los datos recogidos este año a la pregunta difieren ligeramente de las cifras del año anterior. Al 37,53% de estos jóvenes, la mayoría, les gustaría montar su propio negocio. En el informe anterior un 36,09% quería emprender. Ese año la mayor parte eligió trabajar para una empresa como deseo de futuro, un 37,92%.

Ser funcionario es la opción que menos se elige de media en ambos informes (26,79% en 2017 y 25,99% en 2016), aunque, como veremos en algunas provincias de España es la opción preferida de las tres.

Los jóvenes menos emprendedores del sur de Europa

Al comparar los datos con otros países del sur de Europa los jóvenes españoles son los que menos deseo tienen de iniciar una actividad de emprendimiento. Grecia (51,32%), Portugal (51,31%) e Italia (43,15%) arrojan valores muy superiores en la encuesta cuando se les pregunta por la opción laboral preferida. Con México la diferencia se incrementa. Un 69,03% de los jóvenes mexicanos tienen claro que quieren montar su empresa.

La escasa voluntad de emprendimiento en los jóvenes españoles, pese a los esfuerzos en los últimos años de presentar esta forma de realización profesional como atractiva, puede deberse a la percepción por parte de la ciudadanía de una fórmula plagada de dificultades.

Existe una sensación mayoritaria de que el principal escollo de los autónomos es cumplir con los impuestos. Y, efectivamente, esa es el principal quebradero de cabeza de los trabajadores por cuenta propia según  el último informe de Infoempleo. Se percibe, en general, falta de apoyo a estos trabajadores, quizás esa sea la principal razón  por la que los jóvenes de nuestro país lo eligen como una opción minoritaria respecto a otros países.

Querer ser funcionario va por barrios

El lugar de donde se es también tiene relevancia a la hora de elegir un tipo de futuro laboral u otro. Según el mismo informe, Castilla La Mancha (35,59%), Galicia (31,68%) y Andalucía (31,56%) son las provincias donde más se elige ser funcionario. En cambio, Cataluña (46,16%), Islas Canarias (44,02%) y Madrid (39,11%) son las comunidades donde los jóvenes muestran un espíritu más emprendedor.

Preguntados por la ciudad donde querrían desarrollar su carrera profesional los jóvenes que respondieron a la encuesta online eligieron mayoritariamente Madrid, con un 33,78%, seguida de Barcelona (15,11%), Sevilla (4,9%) y Valencia (3,81%). Esto en cuanto al territorio nacional. Para trabajar en el extranjero los encuestados escogieron Estados Unidos (24,69%), después Reino Unido (9,34%), Alemania (9,60%), Italia (4,96%) y Francia (4,69%).

Por último, el estudio señala el hasta qué punto estos estudiantes tienen claro cuál será su futuro profesional. Si han elegido ya su formación universitaria y a qué se dedicarán en el futuro. Un 72,71% ya sabe qué les gustaría hacer. De los que tienen intención de seguir estudiando (un 3,06% quiere incorporarse al mercado laboral tras terminar sus estudios), un 70,04%  tiene claras sus preferencias  en cuanto a estudios universitarios. Las chicas (71,38%), es este caso lo tienen más claro que los chicos (68,68%).

Las razones que llevan a los emprendedores a embarcarse en la aventura de llevar a cabo una idea de negocio son similares en todos los casos: autonomía, satisfacción personal, perspectiva de mayores ingresos e incluso prestigio social. Por el contrario, y es algo que debe valorarse antes de comenzar cualquier iniciativa,  las dificultades también hay que tenerlas en cuenta.  La dedicación es mucho mayor, el riesgo económico muy importante debido tanto a circunstancias externas como las internas que puede conllevar una mala gestión, o la complejidad de lidiar con la incertidumbre.