¿Cuántas veces puedo presentarme a las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU)?¿Cómo reclamar una calificación? ¿Cuándo es conveniente hacer la fase específica (que es voluntaria y sirve para subir nota, hasta un 14)? ¿Qué es exactamente la nota de corte? A cualquiera que se haya enfrentado al brete de la Selectividad, los temidos exámenes que abren la puerta a la educación superior en España, se le han planteado estas y otras dudas. Mezcladas con ansiedad, nervios, horas de estudio amontonadas en el último momento y litros de café para sobrellevarlo todo. Las generaciones, llamémoslas, ‘offline’ de aspirantes podían consultar a sus profesores, a sus compañeros, y poco más, pero ahora, internet abre más posibilidades.

Y funcionan. Este mes de mayo, el blog Cómo superar la Selectivad, que ESIC Business & Marketing School montó en 2009 para ofrecer información y orientación, ha pasado de las 5.000 preguntas y respuestas sobre la nueva prueba de acceso, y se ha convertido en herramienta de consulta no solo para bachilleres españoles sino para alumnos mayores de 25 años del resto del mundo, sobre todo de Latinoamérica. En él, profesores, psicólogos, profesionales, nutricionistas o universitarios aportan consejos, trucos y hábitos recomendables a través de vídeos, documentos, enlaces o artículos. Tanto éxito ha tenido que la escuela de negocios ha editado un libro que recoge las principales cuestiones sobre estas pruebas, así como las 100 preguntas que más se repiten en ellas. Se puede descargar a través del blog.

Pero no es, ni mucho menos, el único recurso online disponible. Pre-Universia es el apartado que el portal Universia dedica a esta etapa de la vida de un estudiante y, además de ofrecer consejos sobre cómo aprovechar mejor las horas delante de los libros o qué hacer el día de una prueba, orienta sobre dónde estudiar en España o en el extranjero, sobre las distintas opciones de universidades y de becas. La Universidad Europea de Madrid (UEM), por su parte, ha recopilado información en http://selectividad.uem.es/, un ‘site’ en el que se pueden leer ejemplos de planificación de una sesión de estudio o trucos de lo que se debe hacer y lo que no en el día D. Y después: “Si tienes otro examen inmediatamente o el día siguiente, olvídate del que acabas de realizar, aunque te saliese fatal; analiza qué cosas puedes mejorar en un futuro durante tu proceso de estudio o en el desarrollo del examen; no comiences a debatir con tus compañeros sobre lo que cada uno ha respondido, conseguirás ponerte nervioso o preocuparte pensando que no lo has hecho bien. El examen ya está hecho, no lo puedes cambiar, lo que sí está en tu mano variar es lo que hagas y cómo lo hagas a partir de ahora”. Así que, a por ello.