Infoempleo e IESE Business School, con el patrocinio de Gas Natural Fenosa, han celebrado la presentación del Informe S=HE: ¿Igualdad de oportunidades? Desarrollo profesional de hombres y mujeres en España. En el encuentro se expusieron datos de evolución y esperanza en materia de igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. Mireia las Heras, directora del Centro Internacional Trabajo y Familia de la escuela de negocios IESE Business School, a modo de introducción, repasó las principales conclusiones del documento.

Algunas conclusiones

El informe hace una valoración de los entornos familiar, personal y laboral en los que se encuentran los encuestados a través de tres categorías distintas: satisfactoria, hostil o excluyente, referidas, de mayor a menor, al nivel de igualdad de oportunidades de cada ámbito. En referencia al área laboral, los datos de las más de dos mil encuestas realizadas muestran que el compromiso y la satisfacción de los trabajadores son mucho mayores en un entorno caracterizado por la igualdad de oportunidades, por lo que merece la pena seguir invirtiendo en esta materia. Sin embargo, los resultados muestran que para llegar a esta situación aún queda un largo recorrido por delante: el 87% de los encuestados se sienten en un ámbito laboral excluyente, frente al 4% que considera que es satisfactorio. “Sí, ha habido una evolución positiva en todos los entornos, aunque seguimos lejos”, anunciaba Mireia las Heras.

El panorama actual

También se abordaron temas relacionados con el panorama actual en términos de igualdad, las nuevas generaciones, la integración de la mujer, el networking, la discriminación o la maternidad. El debate de la mesa redonda estuvo moderado por Maite Sáezdirectora del Observatorio de Recursos Humanos, y en él participaron, además de Mireia las Heras, Pilar Feliz, subdirectora de Diseño Organizativo de Gas Natural Fenosa, Val Díez, presidenta de la Comisión de Igualdad de la CEOE y Emilia Zaballos, vocal de la Junta Directiva de la Asociación Madrileña de Mujeres Directivas y Empresarias. Las distintas posturas de las ponentes confluyeron en una frase pronunciada por Zaballos: “El éxito es proporcional al esfuerzo, y eso implica sacrificio tanto en hombres como en mujeres”.

Val Díez apuntaba que uno de los elementos fundamentales que ha influido e influirá sobre la cuestión de la igualdad “es el cambio cultural que se ha producido, sobre todo, en las nuevas generaciones”. En su opinión, los jóvenes asumen mucho más este concepto de equidad. Zaballos, por su parte, defendió que hemos de huir de los tópicos que cargan sobre la figura masculina el respaldo económico. También resaltó la importancia del networking: “Las mujeres no sabemos vendernos y por eso es más complicado alcanzar cargos directivos” y sostuvo que “la igualdad de salarios no tiene que ser hombre y mujer, sino con las capacidades de cada uno”. Premisa que Pilar Feliz complementó con una reflexión personal: “Ahora mismo la retribución no tiene género, tanto mujeres como hombres exigen en función de sus competencias”.

La conversación evolucionó hacia las medidas que se han de tomar en las empresas para que hombres y mujeres tengan las mismas posibilidades de ocupar los altos puestos de una organización. Algunas soluciones que se dieron para conseguirlo iban de la mano de la definición de nuevas políticas de empresa y la fijación constante de objetivos en los planes de acción. “La fijación de objetivos es importante para generar transformación”, apuntaba Feliz.

Aunque el panorama de igualdad de oportunidades no esté del todo resuelto, ya se puede ver la luz al final del túnel. Con la implicación de las nuevas generaciones y la transformación cultural, aunque lenta, que se está dando en la sociedad, los datos nos llevan a pensar en positivo. Aún queda un largo camino, sí, pero también son muchas las ganas de recorrerlo.