El Plan Prepara finalmente no se ha prorrogado, pese a que el Gobierno anunció que se alargaría seis meses más. Una sentencia del Tribunal Constitucional (TC) a finales de julio y la falta de acuerdo entre los interlocutores sociales, las comunidades autónomas y el Gobierno han complicado las intenciones iniciales.

Lo que consideró el TC a través de la sentencia de julio es que había que contar con las comunidades autónomas. El Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE, antiguo INEM) no puede gestionar de manera centralizada una ayuda económica a desempleados que han agotado la prestación. Esto contraviene el orden constitucional de distribución de competencias de las CCAA en materia de empleo.

Durante el día de hoy el Consejo de Ministros pensaba aprobar un real decreto en el que haría efectiva la prórroga de seis meses del Prepara. En principio, incluiría una autorización expresa de las comunidades autónomas; sin embargo, finalmente, el Gobierno no ha llevado la prórroga ante el Consejo de Ministros, a la espera de reunirse con las comunidades.

Los que solicitaron la ayuda del Prepara hasta el 15 de agosto tienen garantizado el acceso al programa. La duda está en los que lo solicitan a partir del 16 de agosto. Los sindicatos UGT y CCOO han expresado su decepción ante la no aprobación del Plan y la incertidumbre en la que se quedan los posibles beneficiarios.

¿Qué es el Plan Prepara?

El Plan Prepara se puso en marcha en 2011. Por un lado, prevé una serie de acciones de políticas activas de empleo, como el desarrollo de un itinerario personalizado para encontrar trabajo. Por otro, proporciona una ayuda económica a personas que han perdido su empleo y han agotado las prestaciones o no han cotizado el tiempo suficiente para acceder al cobro del paro y tengan cargas familiares.

El principal cometido de este plan es proporcionar una ayuda de acompañamiento. Esta ayuda consiste en 400 euros mensuales que se amplía a 450 euros si el beneficiario tiene cargas familiares. Se cobra durante seis meses como máximo y solo se puede solicitar una vez se haya acabado con todas las ayudas públicas.

Este programa se ha prorrogado en varias ocasiones. En 2013 se estableció que se ampliaría automáticamente cada seis meses hasta que la tasa de desempleo se situara por debajo del 20%. En 2016 se fijó un nuevo umbral: se redujo al 18%. El hecho es que en el segundo trimestre de 2017 ya se ha sobrepasado este límite, pues la EPA situaba la tasa de desempleo en el 17,22%. La continuidad del Programa exigía entonces una disposición normativa con rango de ley expresa para prorrogarse.

Ayuda a desempleados de larga duración

Se revisarán las ayudas existentes: PAE, Prepara y RAI

El Gobierno ya había iniciado conversaciones con los interlocutores sociales en el marco de la mesa de diálogo del Plan de Choque por el Empleo. A partir de la sentencia del Tribunal Constitucional, ha tenido que reunirse específicamente con ellos para evaluar el impacto de la sentencia del Tribunal Constitucional.

Esta reunión tuvo lugar el pasado 15 de agosto entre el secretario de Estado de Empleo, el director del SEPE y los representantes de CCOO, UGT, CEOE y Cepyme. También tendrá que hacerlo con las comunidades autónomas en la Conferencia Sectorial de Empleo y Asuntos Laborales.

Este hecho ha acelerado la revisión de las distintas medidas para fomentar la creación de empleo. Entre otras propuestas, se encuentra la reforzar los programas de orientación, formación, recualificación, intermediación y protección de desempleados de larga duración y mayores de 50 años.

El objetivo principal de estas reuniones entre el Gobierno y los interlocutores sociales es el de simplificar los programas complementarios existentes (PAE, Prepara y RAI) y garantizar la protección del desempleado. Han de eliminarse duplicidades y posibles lagunas de desprotección. Por otro lado, se pretenden reforzar las políticas activas de inserción.

Está fijado en el calendario el próximo 4 de septiembre para empezar a ver cómo se materializan estas propuestas.