Las oficinas del SEPE llevan cerradas desde el día 16, pero muchas gestiones se pueden realizar de manera telemática a través de su Sede Electrónica o por teléfono. Además, se han interrumpido los plazos de los procedimientos hasta que se acabe el estado de alarma por el impacto del COVID-19. ¿Qué puedes hacer desde casa si estás en paro, si tu empresa ha practicado un ERTE o si te han despedido como consecuencia del COVID-19 sin ERTE?

Aunque las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal han cerrado al público, se mantienen abiertas para que el personal pueda desarrollar todos los trámites que se han multiplicado estos días. Además, se ha reforzado la atención telefónica y por medios electrónicos.

Si ya estabas cobrando paro o subsidio por desempleo

Quienes ya estaban cobrando la prestación por desempleo no tendrán que sellar el paro. Las personas que reciban el subsidio por desempleo no tendrán que solicitar la prórroga, y a los mayores de 52 años que lo cobren, no se les interrumpirá el pago por no presentar la Declaración Anual de Rentas (DAR)

En cuanto a renovar la demanda de empleo, tampoco será necesario. Las demandas se van a mantener en situación de alta durante el tiempo que duren las medidas extraordinarias. Ahora bien, conviene que consultes en qué situación queda tu demanda en cuanto finalice el estado de alarma. Para ello, deberás dirigirte a las oficinas del SEPE en tu comunidad. Consulta la que te corresponde en el enlace que aparece en el apartado final de este artículo.

TuEmpleo-SEPE-gestiones-crisis-del-coronavirus

Si te han hecho un ERTE

Las personas que han sufrido un ERTE en estos días y han visto suspendida su actividad o bien reducida su jornada no tendrán que llevar a cabo ningún trámite para pedir el paro. Todo se hará a través de su empresa, que es la que debe notificar al SEPE la situación del personal afectado por el Expediente de Regulación Temporal del Empleo. Únicamente tendrán que autorizar a la empresa para que envíe sus datos a esta administración.

En cuanto se reciba la documentación, el reconocimiento del derecho a prestación será automático. Ahora bien, en previsión del aluvión de solicitudes que se van a recibir, el SEPE ya ha avisado de que los pagos se pueden demorar, aunque se está tratando de agilizar todo el proceso, según comunica este organismo.

Si te han despedido sin ERTE

En caso de que no te hayan aplicado un ERTE, tendrás que tramitar tú toda la documentación. Lo primero indicar que, en condiciones normales, hay un plazo de presentación de solicitud desde que te quedas en situación de desempleo hasta que solicitas la prestación. Durante el estado de alarma, no se tendrá en cuenta que se haya pasado este plazo. Esto quiere decir que los plazos quedan suspendidos, y no se penalizará por iniciar la tramitación más tarde. En segundo lugar, recordar que, al contrario de los trabajadores que han sufrido un ERTE, tú sí que tendrás que recibir un finiquito, pues tu empresa ha dado la relación laboral por finalizada.

Hay un formulario de presolicitud especialmente habilitado mientras duren las medidas extraordinarias del estado de alarma por COVID-19. Puedes acceder a él desde el enlace que aparece en el apartado final de este artículo.

También tienes la oportunidad de hacer todas las gestiones por teléfono o bien a través de la Sede Electrónica del SEPE. Eso sí, ten en cuenta que si empleas el canal telefónico (concertar cita previa), no puedes utilizar el formulario de presolicitud on line. HAZLO TODO A TRAVÉS DE UN MISMO CANAL. Tal como advierten desde el SEPE, doblar la información solo servirá para retrasar la tramitación de tu expediente.

Otro punto primordial para poder solicitar la prestación es figurar como demandante de empleo. Cada comunidad autónoma ha habilitado un medio no presencial para poder cursar la demanda de empleo. Puedes consultar la forma de hacerlo que te corresponde en el enlace que aparece en el apartado que viene a continuación.

Enlaces de interés del SEPE