Mucho se ha hablado de lo que supone montar un negocio rentable en Internet. Los casos de éxito son tan llamativos que parece fácil ganar dinero desde casa sin tener que hacer una gran inversión y sin apenas esfuerzo. La realidad es distinta y no hay fórmulas secretas. La complejidad de los negocios por Internet es tan intrincada como en el mundo analógico. Eso sí, se pueden aprovechar las grandes ventajas de que sea digital y que se pueda acceder desde cualquier parte del mundo.

Hay dos formas de generar ingresos por Internet. Por un lado, están los ingresos activos: tú ofreces un servicio o un producto a través de la web y le dedicas un número de horas a esta actividad. Por otro lado, están los ingresos pasivos: ofreces también un producto, pero las horas que le dedicas son mínimas, el producto o servicio genera ingresos casi por sí mismo. Te lo explicamos mejor a continuación.

Trabajar desde casa: formas de ganar dinero sin invertir

Ganar dinero desde casa es posible y constituye una realidad para cantidad de profesionales freelance y autónomos. Es cierto que la inversión económica por lo general es muy inferior a cualquier negocio con presencia física.

Sin embargo, hay que dedicar una gran número de horas a actividades por las que no recibes un ingreso directo. Por ejemplo, dar difusión a tu producto o servicio, mantener una cartera de clientes, subcontratar tareas, gestionar los cobros y los pagos o llevar al día y estar informado de tus obligaciones fiscales y legales.

Estas son algunas de las profesiones que te permiten llevar este modo de vida:

  • Consultoría
  • Redacción
  • Traducción
  • Diseño
  • Programación y desarrollo
  • Marketing

La gran ventaja de emprender este camino es que puedes llegar a dedicarte a lo que verdaderamente te gusta.

negocios rentables

Qué son los ingresos pasivos

Sí, este es el momento en el que hablamos de hacer dinero en Internet casi sin mover ni un dedo. Hay actividades que te permitirán vivir de los ingresos sin invertir apenas tiempo en ellas. El truco está en que tienes que habértelo trabajado mucho y muy bien antes. Además, debes encontrar un nicho por explotar, una necesidad que no esté cubierta o tener una idea brillante que no se le haya ocurrido a nadie antes. Todo esto no es fácil de conseguir.

Puedes empezar por generar una comunidad de seguidores estable y muy numerosa. La viralidad y las plataformas de distribución serán dos buenas compañeras de fatigas.

Algunos productos y servicios que te aportarán dinero extra sin apenas dedicarles tiempo (una vez hayas conseguido generar el interés por consumirlos) son los siguientes:

  • Un ebook revelador.
  • Una aplicación muy útil o muy divertida.
  • Un producto de afiliación que enganche.
  • Un curso muy ilustrativo.
  • Un podcast que entretenga o enseñe alguna curiosidad.
  • Una galería de imágenes con mucha demanda.
  • Una plataforma de publicidad, como AdSense, que se integre en tu blog.
  • Una comunidad de pago con un número considerable de afiliados.
  • Una plantilla que sea verdaderamente eficaz, provechosa o llamativa.
  • Un directorio online que todo el mundo consulta.

Si te lo planteas como un cambio de rumbo en tu vida profesional y estás dispuesto a echar un buen número de horas antes de empezar a recibir ingresos, solo tienes que trazar un plan eficaz y llevarlo a cabo con constancia y mucho ánimo.