Ser universitario sale cada vez más caro con la subida de las tasas, una mayor dificultad para conseguir becas y, en general, una situación económica más precaria de las familias españolas. Ello ha llevado a muchos estudiantes a interesarse y consultar los portales de las universidades virtuales y a distancia, para ahorrarse gastos añadidos de alojamiento y manutención, según constata la división online de Nielsen, experta en medición de audiencias en Internet.

Esta conclusión casa con las cuentas de la Asociación de Proveedores de E-Learning, que, según señalábamos hace unos meses en este mismo blog, prevé que su sector atienda a un 33% más de alumnos durante los próximos dos años.

Nielsen revela que la UNED ocupa el primer puesto en el ranking de los centros de formación más seguidos, con 818.000 usuarios, entre alumnos y potenciales estudiantes; su alumnado de entre 18 y 24 años se ha incrementado en casi tres puntos en el último año (del 9% a cerca del 13%). La segunda sería la Universidad Europea de Madrid (UEM), que acaba de lanzar el campus interactivo de su universidad personal, con 792.000 usuarios. A continuación se encuentra el Centro de Estudios Financieros (669.000), la universidad en línea UOC (456.000), la Universidad de Sevilla (442.000), la Universidad a Distancia de Madrid (417.000) o la Complutense (411.000). En paralelo, las grandes universidades tradicionales, las de toda la vida, caen en tráfico online un 12% en comparación con el curso pasado.

El informe pone de manifiesto que las mujeres son las más aplicadas a la hora de cursar sus estudios a distancia, representando a casi el 54% de total de usuarios que tratan, de esta manera, de compatibilizar vida personal, familiar y académica. “También es significativo que el 47,1% de los universitarios a distancia sean mayores de 35 años o que el 18,6% superen los 45, síntoma de la necesidad de reciclarse para mantener su puesto pero también de reinventarse y buscar otras salidas profesionales”, añade el estudio. Como reflejábamos asimismo en este blog, la formación no presencial permite mejorar profesionalmente con ciertas ventajas, como son la total libertad de horarios y que cada cual elige el ritmo al que quiere avanzar.

“Internet refleja el pulso de la actualidad, de ahí que no sea extraño que haya bajado ligeramente el acceso online a las universidades, sobre todo después de las subidas de las tasas. Tampoco es extraño que algunos de los más estudiosos sean mayores de 35 años. La situación actual ha invitado, forzosamente, a replantear el futuro laboral a muchos profesionales que necesitan estar más cualificados que nunca para permanecer en un mercado laboral cada día más difícil y competitivo”, resume Elvira de Andrés, directora general de Medios de Nielsen España.