Desde el 1 de enero los trabajadores franceses tienen derecho a desconectar de sus quehaceres laborales una vez que acaba su jornada. Esta medida afectará a las empresas de más de 50 trabajadores, aunque la ley quiere garantizar que todos los empleadores establezcan procedimientos para que sus empleados no sientan la presión de continuar una vez se cumple la hora de salida.

Esta disposición forma parte de la última y polémica reforma laboral francesa. No tiene carácter coercitivo, ya que no se prohibirá atender al trabajo fuera del horario laboral ni se sancionará a las empresas que lo hagan.  Se trata más bien de un código de buenas prácticas en la que empresas y trabajadores deberán llegar a un acuerdo sobre la disponibilidad de un trabajador cuando acaba la jornada. Eso sí, en caso de que no haya acuerdo las condiciones las pondría la empresa.

Regular los tiempos de trabajo

El propósito es abrir el camino para regular los tiempos que se dedican a las tareas productivas. Con la llegada de las nuevas tecnologías de la comunicación el trabajo ya no está limitado por el espacio (la oficina) y un tiempo (la jornada laboral), sino que cada vez con mayor frecuencia y facilidad interfiere en los lugares y momentos reservados para la vida personal gracias a la conectividad sin descanso de los smartphones.

Un 37% de los trabajadores franceses reconoce que trabaja fuera de su jornada laboral según un estudio que presentó el gabinete Elèas, especializado en gestión de la salud laboral en octubre del año pasado. Contestar correos, enviar informes… La cuestión es que la línea que separa la vida profesional de la vida familiar cada vez es más difusa. Es el conocido efecto blurring.

La accesibilidad inmediata es tentadora cuando han quedado cosas por cerrar o se presentan tareas urgentes. Pero es contraproducente porque interfiere en el bienestar y la calidad de vida, la sensación es la de que no se puede desconectar del trabajo. Por otro lado, plantea la cuestión sobre cómo esa disponibilidad afecta a los derechos de los trabajadores. Medidas como esta pretenden poner el foco sobre un tema que genera altos niveles de insatisfacción entre los trabajadores que lo sufren.

thinkstockphotos-519388414

¿Cuánto se trabaja fuera de la jornada laboral en España?

En España, un 30% de los empleados dice tener que atender cuestiones laborales fuera de su jornada, fines de semana incluidos. Un 16% admite trabajar en vacaciones, según datos del estudio elaborado en colaboración por las empresas Edenred-Ipsos, Barómetro 2015 Bienestar y motivación de los empleados.

El estudio afirma que la intromisión de la vida laboral en la personal es la segunda cuestión que mayor insatisfacción provoca entre los entrevistados (un 25%). Consiguió que el temor a perder el trabajo perdiera fuerza como principal preocupación respecto al año anterior.

De momento los datos que se obtienen sobre el tanto por ciento de las personas que siguen trabajando en su tiempo de descanso/ocio son orientativos. Donde la información es escasa es sobre cuánto tiempo lo hacen, aunque las empresas está obligadas a llevar la cuenta de estas horas.

La medida francesa facilitará la regulación de estos tiempos para hacer la conveniente conversión en tiempo o dinero o asegurar que los derechos de los trabajadores no queden desprotegidos.