Tengo una idea de negocio y quiero llevarla a cabo, ¿qué hago? En primer lugar, tenemos que ver que forma jurídica se adapta más a nuestras circunstancias, así como si voy a desarrollarla yo solo o me voy a asociar con otras personas. Existen varias formas societarias para poder desarrollar nuestra idea de negocio. Aquí nos vamos a ocupar de la Comunidad de Bienes, la cual viene regulada en el Código Civil en sus artículos 392 a 406.

Las principales características de la Comunidad de Bienes son las siguientes: la comunidad de bienes no tiene personalidad jurídica independiente de la de sus socios, es necesario al menos dos socios, en este caso comuneros. Asimismo no existe obligación de participación mínima, aunque si no se especifica lo que aporta cada uno, se entenderá que todos los comuneros participan por partes iguales para su constitución. Se puede constituir en documento privado, salvo que se aporten bienes inmuebles en cuyo caso sí es necesaria la escritura pública. La comunidad de bienes responde frente a terceros con los bienes que posea, así como con el patrimonio personal de los comuneros, siempre que los bienes comunes no fueran suficientes.

Se puede considerar a la Comunidad de Bienes, como una situación intermedia entre un empresario individual y una Sociedad Limitada. Es una de las formas más sencillas y rápidas para crear una empresa y, en resumen, se produce cuando varias personas se asocian para poner en común bienes o derechos de forma conjunta a través de un contrato privado.

Un tema importante es de la fiscalidad, al no tener personalidad jurídica propia, hay que determinar como tributan los beneficios y qué obligaciones tiene la comunidad y sus integrantes, los comuneros. Por ello, las rentas obtenidas por la comunidad de bienes, al no ser sujeto pasivo del impuesto de sociedades, ni del IRPF, se imputan a los comuneros en la proporción en la que participan y son éstos, los que sumarán al resto de sus rendimientos, los obtenidos de su cuota de participación en la comunidad. Para que la Agencia Tributaria pueda controlar estos rendimientos la Comunidad de Bienes está obligada a presentar una declaración informativa (modelo 184), donde se identifican a los comuneros, la renta obtenida por la Comunidad de Bienes y la parte que se debe imputar a cada comunero, proporcional a su participación en la misma. Esta declaración informativa se ha presentar dentro del mes de marzo de cada ejercicio en la Agencia Tributaria.

En cuanto al IVA, la Comunidad de Bienes sí es sujeto pasivo de este impuesto, lo que significa que es ésta la que debe expedir las facturas, con el fin de poder ejercitar el derecho a la deducción del impuesto, así como tiene la obligación de llevar un libro de Registro de Facturas.

En lo que se refiere a la Seguridad Social, hay que distinguir entre los comuneros, los cuales están obligados a darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos y los trabajadores que contrate la Comunidad de Bienes, los cuales estarán encuadrados en el Régimen General.

Estas son, a grandes rasgos, las características generales de una Comunidad de Bienes. Para poder empezar a llevar a cabo nuestro negocio, ahora sólo necesitamos llevar a cabo todos los trámites necesarios para su puesta en funcionamiento, que lo analizaremos en un posterior artículo.

Si estas interesado en que nuestro experto te resuelva alguna duda o trate un tema que te interese, no dudes en mandarnos un mail a newsletter@infoempleo.com