Internet, además de una herramienta muy útil, se ha convertido en un aspecto más de nuestro día a día.

Es decir, muchos de nosotros lo hemos incorporado como una parte más de la rutina diaria, tanto, que ya casi nos cuesta recordar la vida sin google. Lo usamos para trabajar, para relacionarnos, para organizarnos la agenda, para comprar…

Sin embargo, todavía queda mucha gente que aún ve la red como un misterio de difícil acceso. Sobre todo personas de cierta edad que debido a la situación y el alto nivel de paro que sufre el país, se están viendo obligados a reciclarse y a indagar en nuevas oportunidades que les acerquen más a la posibilidad de un nuevo trabajo.

Internet es un buen aliado para los desempleados. La posibilidad de elaborar, compartir y valorar el currículum a través de las distintas redes sociales especializadas en empleo, abren un nuevo abanico de oportunidades.

Sobre todo la ventaja de poder acceder a muchas ofertas laborales con un solo click, sigue siendo una opción novedosa para muchas personas recién incorporadas a esto de las nuevas tecnologías.

Por ello, la oferta formativa en este aspecto se ha elevado exponencialmente. Muchos centros han apostado por contenidos sobre herramientas y guías paso a paso para conocer y aprender a sacar todo el partido a internet, desde lo más básico hasta saber aprovechar de ese conocimiento usándolo como escaparate laboral.

Y por supuesto dominar el manejo de los portales de empleo y más importante todavía, aprender a diferenciar las ofertas reales de los fraudes que por desgracia van apareciendo cada vez con más frecuencia.