Los datos lo confirman. A mayor formación, más posibilidades de conseguir un empleo. Según la EPA del último trimestre de 2018, la tasa de paro de personas sin estudios era del 42,12%, con estudios primarios, del 26,31%, y la de quien dispone de estudios superiores, del 8,86%. Son datos conocidos y confirmados en todas las estadísticas.

Este mantra de “más formación = más empleo”, ha calado hondo y muchas personas acuden a los servicios de orientación buscando “algo” que les permita acceder a un puesto de trabajo. Así mismo las administraciones con competencia en empleo invierten muchos millones de euros en formación para el empleo. En muchos casos se cree que ese “algo” es formación. “¿Que cursos hay?” y , “¿Que curso puedo hacer que me garantice un puesto de trabajo?”, ocupan los primeros puestos del ranking de preguntas habituales sobre formación. Desgraciadamente, realizar un curso no garantiza una mejora en la posibilidad de acceder a un empleo, e incluso en ocasiones puede ser contraproducente. Entre los factores que hacen que, en mi opinión, no obtengamos el provecho necesario a la formación, están:

  • Desconocimiento general sobre la utilidad de la formación como herramienta clave de acceso al empleo.
  • Falta de información y asesoramiento de personas en desempleo.
  • Uso, en ocasiones, desacertado de la formación, como medio para mantener ocupados (penalizar) a personas que están cobrando alguna prestación o ayuda.

Estos factores, entre otros, hacen que hace que muchas personas se pierdan ante la gran oferta formativa “gratis” que en ciertos periodos del año lanzan las administraciones competentes en empleo. Como consecuencia, existe un alto riesgo de invertir varios meses en un curso que no consigue acercarte a tus objetivos.

La formación solamente te acercará a tus objetivos de empleo si previamente se cumplen ciertas condiciones, de lo contrario es muy posible que pierdas el tiempo, la paciencia y la confianza en un recurso clave de la empleabilidad cuando está bien planteado.

¿Para que sirve la formación?

Si obviamos la que puedes hacer por placer, ocio, curiosidad, etc. y nos centramos en su utilidad para el empleo, la formación tiene una función clara; cubrir la carencia de competencias necesarias para acercarte a tu objetivo profesional. Por lo tanto, la, primera reflexión es: ¿Cuál es tu objetivo o itinerario profesional? Si te surgen dudas al responder a esta pregunta (lo raro sería que no te surgieran), olvídate por el momento de revisar catálogos de cursos y céntrate en ese primer paso. ¿Cuál es tu empleo?, o por lo menos; ¿Hacia dónde quieres dirigirte profesionalmente? Si simplemente consigues aclarar lo que no quieres, ya te servirá de ayuda. Es muy importante que realices este proceso básico de reflexión en el que aclares tu punto de partida. Tienes excelentes artículos sobre el tema en este mismo blog y en muchos otros sobre empleo.

¿Qué te separa de tu objetivo profesional?

A continuación podrías plantearte esta segunda reflexión;  Es decir, cuál es tu situación actual, tu nivel de competencias técnicas y personales de que dispones hoy mismo y los requisitos de acceso a esa ocupación deseada. ¿Que falta?, ¿una titulación determinada?, ¿una certificación profesional?, ¿Un idioma?, ¿Práctica en el uso de una máquina o programa informático?, ¿Habilidades de negociación, comunicación, gestión de equipos….?. Puede ayudarte consultar diversas fuentes. Por una parte, revisa ofertas de empleo que soliciten ese puesto de trabajo que buscas. ¿Qué piden?, ¿qué valoran?, ¿cuáles son los requisitos imprescindibles?, ¿y  los valorables? Mira también en las webs de tus empresas objetivo, que en ocasiones describen los perfiles profesionales que buscan. la página de Leroy Merlin o de Lidl son ejemplos de ello.

Otra fuente muy interesante son las diversas bases de datos de perfiles profesionales. Se suelen organizar mediante fichas que describen cada ocupación, sus requisitos, etc… Yo suelo mirar en:

Ocupaciones del SEPE: https://www.sepe.es/indicePerfiles/indicePerfiles.do?idioma=es

Fichas de profesiones de Avanza en tu Carrera: https://www.avanzaentucarrera.com/orientacion/profesiones/

Buscador de ocupaciones de Barcelona activa: https://treball.barcelonactiva.cat/porta22/es/mercat/cercador_ocupacions/index.jsp

Profesiones de Lanbide (Servicio Vasco de empleo): http://apps.lanbide.euskadi.net/apps/TP_MENU_PESTANIAS?LG=C

Seguro que hay muchas más.

Análisis y valoración

Esta sería la tercera reflexión. Ahora, sabiendo donde estás y hacia dónde quieres ir, te será mucho más fácil saber que recurso formativo necesitas (si es que lo necesitas) para cubrir esas lagunas competenciales. Ya no tendrás que ir buscando lo que que te ofrece cada centro o los diversos cursos “gratis” que te ofrecen, sino que buscarás activamente y exigirás la formación que realmente necesitas y se adapta a tus objetivos, y si no, no perderás el tiempo en largos procesos formativos que en tu caso no te van a aportar nada.. Te aseguro que merece la pena realizar este proceso.

Preguntas y respuestas que espero que te ayuden en ese proceso de reflexión

  • ¿Hay algún curso que me garantice un empleo? NO, un mismo proceso de formación va a ayudar a quienes ese curso le aporte herramientas y competencias para completar su perfil profesional, a otras personas no les aportará nada.
  • ¿Pero si estoy en paro y quiero aprovechar el tiempo, no es mejor hacer cualquier curso? NO. El tiempo es precioso y un proceso de formación que te permita adquirir competencias, suele ser largo. Piensa si no es mejor dedicar ese tiempo y esfuerzo a seguir buscando empleo activamente.
  • ¿Pero si el curso es “gratis” porque está subvencionado, no es interesante que me apunte? NO. Gratis implica que no vas a pagar el curso de tu bolsillo, pero te va a costar un gran esfuerzo de varios meses. Invertir sin tener cierta seguridad en los resultados es un riesgo enorme.
  • ¿Pero si voy sumando cursos que realice en los periodos de desempleo, siempre será positivo, no? NO. Una mezcolanza de cursos desconexos no solo no te aportará nada sino que te puede perjudicar al mostrar un perfil disperso.