La mitad de las habilidades técnicas que aprendas este año estarán desactualizadas dentro de dos. El mundo laboral cambia a gran velocidad, pero muchas veces el sistema educativo no le sigue el ritmo. Partiendo de esta premisa, dos jóvenes españoles han creado Floqq, una plataforma que pone en contacto a gente que quiere dar cursos con gente que quiere recibirlos.

No es un buscador de másters y títulos oficiales, es un nuevo concepto: el crowdlearning.“Floqq es un Amazon para cursos”, sentencia Carlos González de Villaumbrosia, su co-fundador, “allí la gente puede comprar o vender un libro, aquí puede aprender en un curso o crear el suyo propio”. La idea, según comenta Carlos, parte de su propia experiencia, “ha sido el resultado de experimentar en primera persona el problema que muchos estudiantes universitarios tenemos al terminar nuestros estudios: la desconexión entre formación y empleo”.

 Con un diseño sencillo e intuitivo, esta plataforma se está haciendo un hueco en el panorama formativo español, y ya prepara su salto internacional.

“Son píldoras de formación”, dice  Villaumbrosia. Este joven, formado entre las Universidades de Salamanca y de Berkley (California), también imparte clases en la empresa que ha creado. El más demandado es “Cómo crear un curso en Floqq” una pildorita de metaformación por el módico precio de cero euros. Hay otros cursos más caros, de hasta 700 euros, pero la mayoría se mueve entre los 20 y los 50. Son pequeños conocimientos prácticos que no se engloban en un título oficial con un gran temario y un mayor desembolso de dinero. Aquí no hay aulas, sino bares y locales que ponen a disposición su espacio. No hay profesores, sino profesionales dispuestos a compartir los conocimientos del campo en el que son expertos. Lo que sí hay son ganas de aprender. Y de enseñar.

“En floqq puede enseñar cualquier persona que tenga algo que contar, no hace falta ser el típico profesor de bata blanca”, comenta Villaumbrosia. Estos docentes amateurs están sometidos a la evaluación de sus alumnos. Así, antes de apuntarte a un curso sabes quién es el profesor, qué experiencia tiene y lo más importante, qué opinan sobre él los alumnos.

“Productividad alemana, por una alemana”. Así presenta Tania Lau su curso piloto. Aún no tiene precio ni local asignado a diferencia del curso que imparte Antonio Gómez Galego, coaching de éxito. “Haz que las cosas sucedan, ocho habilidades para el éxito empresarial” dura cuatro horas y cuesta 45 euros. Algo más barato es el curso que imparte Javier Gallego Díaz, que por 17 euros da las claves para encontrar un buen trabajo por internet.

Todos estos cursos y la manera innovadora de crearlos y gestionarlos han hecho que floqq se alce con el galardón Call to inovation 2012 que premia con 12.000 euros a las start ups más innovadoras del planeta. Pero más alla de premios y reconocimiento floqq tiene algo más importante: alumnos. La idea se ha convertido en un éxito y este nuevo modelo de formación está teniendo cada vez más implantación. Parte de una idea tan simple como efectista. Y es que nadie conoce mejor un sector que quienes trabajan en él.