“Poned las mesas formando un círculo”. “Formad grupos para trabajar en clase”. Con estas frases se pretende poner las clases patas arriba. Significa romper con los métodos tradicionales de enseñanza donde la figura relevante es la del maestro. Las nuevas metodologías educativas prefieren poner su foco en el alumno y desarrollar todo su potencial de aprendizaje al máximo. Y eso no pasa por repetir lecciones como un loro. Para eso ya estarán los robots… Cada vez es más común escuchar a los profes tratar de romper la estructura ordenada de sillas y pupitres mirando de frente a la mesa del maestro o de la pizarra. Os proponemos empezar una clase al revés.

Aprender datos vs. aprender a aprender

Las metodologías del aprendizaje activo y colaborativo se afanan en entrenar en las habilidades que necesitaremos en el futuro. La acumulación de conocimiento (datos, fechas…) ya no es tan relevante y cada vez lo será menos. Se trata de entrenar en el proceso de optimización del aprendizaje. Nuestra memoria es muy limitada si la comparamos con la capacidad de las máquinas, y no es en esa carrera donde nos interesa participar.

La revolución de la clase del revés

El método flipped classroom es una de las metodologías que se impone de forma más rápida. Se trata de invertir el orden de una clase. Si en el esquema tradicional en una clase un profesor expone un tema y después los alumnos fijan estos conocimientos recién adquiridos haciendo deberes o estudiando, en una flipped classroom la propuesta es venir con el trabajo de casa hecho. Los alumnos empiezan a preparar en casa de forma individual el material que propone el profesor, y que puede proporcionar en diferentes formatos como blogs, wikis, podcasts o videos. El tiempo de clase se desarrolla resolviendo dudas, ampliando información y analizando puntos de vista diferentes de cada participante. El protagonismo es colectivo y deja de estar en el maestro en exclusiva.

Las teorías que sustentan la case invertida

Los docentes justifican el uso de este método gracias a diferentes teorías del aprendizaje como por ejemplo la taxonomía de Bloom. Según esta teoría el desarrollo del pensamiento durante el aprendizaje se organiza en diferentes acciones. La más básica es el recordar y la más compleja es el crear. No se puede entender un concepto si primero no se recuerda. Con las clases tradicionales solo se trabajan la parte del recordar y la comprensión que es el siguiente escalón. Durante la flipped clasroom lo que se pretende es alcanzar todo el recorrido y llegar a la función máxima del aprendizaje que sería la creatividad, aplicar lo aprendido.

Otra de las teorías que sustentan las clases invertidas es el cono del aprendizaje de Dale.

Según esta teoría aprendemos el 10% de lo que leemos, el 20% de lo que oímos, el 30 % de lo que vemos, el 50% de lo que vemos y oímos, el 70% de lo que decimos y el 90% de lo que hacemos. Por lo tanto haciendo lo que hemos aprendido es la forma óptima de aprendizaje.

Las clases invertidas son una fuente de ventajas entre las que destacan:

  • Tomar responsabilidad frente al propio aprendizaje.
  • Ejercitar la automotivación y la autodisciplina.
  • Dar la posibilidad de compartir los contenidos por toda la comunidad educativa (otros profesores, padres, alumnos de otros lugares…).
  • Adquirir una visión amplia del conocimiento. No limitado y encapsulado. Conocimiento puesto en relación, integral, conectado.
  • Desarrollar competencias tecnológicas. El uso de redes sociales y herramientas digitales favorece el aprendizaje para las competencias del futuro.

No podemos dejar de señalar que no todo son ventajas. Este método requiere de niveles de responsabilidad mayores sobre el trabajo individual. Necesita de habilidades sociales como la asertividad, saber argumentar, el respeto hacia las opiniones diferentes donde no todos los participantes se encuentran en el mismo punto. También las cualidades del docente deberán ser más exigentes y a nivel estructural, el hecho de que estas metodologías puedan convivir con métodos de evaluación tradicional como la selectividad o las pruebas de reválida dificultan su completa implantación.

¡Empieza a preparar una clase de matemáticas flipeada!