Cuando estás buscando trabajo es muy común tener sensación de piernas cansadas. Muchas horas sentado buscando ofertas por internet, preparando tu currículum, haciendo cursos online… Otras tantas andando de un sitio para otro, haciendo entrevistas… Buscar trabajo es un trabajo agotador en sí mismo, y tus piernas lo notan como las que más.

Esta sensación de piernas cansadas y pesadas afecta tanto a hombres como a mujeres, y esto ocurre principalmente si pasamos la mayor parte de nuestro día sentados o si pasamos muchas horas de pie.

Recomendaciones para buscar trabajo

Moverse a menudo durante el día o hacer ejercicio puede aliviar esta sensación fácilmente, pero no debes olvidar que a la larga esta molestia puede ocasionar problemas mayores y crónicos, como por ejemplo insuficiencia venosa. Pero no te preocupes, hoy te contamos todo lo que debes saber sobre esta molestia y cómo evitarla. ¡Toma nota!

El origen de las piernas cansadas

La mayor parte de las veces, la sensación de hinchazón y pesadez que sentimos en las piernas es debida a un estancamiento de sangre no oxigenada; más conocida como mala circulación sanguínea. Este fenómeno es muy común, afecta a ambos sexos por igual y va aumentando con el paso de los años.

El 70% de las mujeres mayores de 45 años admiten sufrir este problema, que suele ir acompañado de un dolor agudo que incluso puede llegar a interferir con su vida cotidiana.

Pero, ¿qué es lo que causa la mala circulación en nuestras piernas?

La respuesta es clara: El estilo de vida sedentario.

Cuando permanecemos parados, sin actividad en las piernas, durante largos periodos de tiempo, los músculos de nuestras extremidades inferiores no se contraen lo suficiente como para bombear la sangre al corazón. Esto tiene como consecuencia que esa sangre se quede estancada sin recibir oxígeno desde el corazón.

Problemas derivados de las piernas cansadas

La sensación de piernas cansadas es muy habitual, sí, pero no por ello debemos quitarle importancia.

Este malestar, no tratado adecuadamente, puede provocar otros problemas mayores a largo plazo. Dolores que pueden incluso llegar a imposibilitarnos hacer ciertas cosas de nuestro día a día.

Un buen ejemplo de ello es, como ya hemos comentado, la insuficiencia venosa crónica. Pero además, este mal funcionamiento circulatorio en las piernas puede dar lugar a otros fenómenos como varices, aumento de la celulitis, tobillos hinchados e, incluso, trombosis.

evitar-piernas-cansadas

 

Las 10 principales causas de las piernas cansadas

Hay varios factores que pueden influir en la sensación de piernas cansadas. A continuación tienes las 10 más frecuentes:

  • Estar sentado o de pie durante muchas horas seguidas.
  • El sobrepeso.
  • Una temperatura corporal muy alta.
  • La humedad.
  • El alcohol y el tabaco.
  • El colesterol alto.
  • Vestir con ropa ajustada y llevar tacones.
  • Cruzar las piernas.
  • La retención de líquidos.
  • El embarazo.

Cómo aliviar las piernas cansadas

Lo primero que debes hacer si tienes sensación de dolor en las piernas de manera constante, es visitar a tu médico para que pueda evaluar y tratar tu caso concreto. Una vez hecho esto, puedes prevenir o eliminar esta molestia introduciendo algunos cambios en tu estilo de vida.

Sigue estos 4 consejos y olvídate de los dolores de piernas:

  1. Haz ejercicio habitualmente.

El ejercicio físico tiene infinidad de beneficios para tu cuerpo por lo que, aunque no tengas las piernas cansadas deberías practicarlo de forma regular. Además, para este caso concreto, tener unas piernas fuertes favorece la circulación sanguínea.

La obesidad también es uno de los principales factores de riesgo cuando hablamos de mala circulación, por lo que bajar el porcentaje de grasa del cuerpo puede ser muy beneficioso.

  1. Muévete durante el día.

Ir una hora al gimnasio es muy bueno, pero no nos sirve de nada si pasamos el resto del día inactivos. Moverse es tan esencial en nuestra vida como comer; así que hay que hacerlo varias veces al día para asegurar que nuestro sistema muscular y cardiovascular funcionen correctamente.

Si pasas muchas horas de pie o sentado, puedes hacer algunos ejercicios o movimientos ligeros para activar la circulación. Y, si te fuera imposible hacer estos movimientos, puedes simplemente hacer varias contracciones con los músculos de tus piernas.

  1. Come sano y mantente hidratado.

Lleva una dieta equilibrada, que contenga todas las necesidades nutricionales diarias. Es decir un 60% de hidratos de carbono, un 15% de proteínas y un 25% de grasas. Evita los productos azucarados, los fritos, precocinados, alcohol y grasas saturadas.

Bebe agua durante todo el día. No esperes a tener sed. Cuando llega la sensación de sed significa que ya estamos deshidratados.

  1. Utiliza agua fría.

Una manera efectiva de aliviar el dolor causado por la mala circulación es mojarte las piernas con agua fría y ponerlas en alto. También puedes darte un masaje o hacer movimientos suaves con tobillos, rodillas y caderas.

Pon en marcha estos consejos y alivia ese molesto dolor de piernas. Y, si necesitas más ayuda, busca a los profesionales adecuados entre los miles de entrenadores personales, nutricionistas y fisioterapeutas que podrás encontrar en Entrenarme. Tu buscador de entrenadores personales y centros deportivos.Como estos entrenadores personales en Madrid.