Ya queda menos para que llegue la temporada estival y con ella, el sol, las vacaciones… y los empleos típicos de esta estación. Si tu idea es trabajar este verano, conviene ponerse manos a la obra cuanto antes ya que, generalmente después de Semana Santa, es cuando empiezan a publicarse este tipo de ofertas. Te explicamos en qué puedes trabajar y qué formación necesitas para conseguirlo.

Trabajos de verano para este 2017

Socorrista. Un clásico del verano que, además, te permite estar al aire libre. Es una figura obligatoria tanto en playas como en piscinas públicas y comunitarias, por lo que suele haber bastante demanda. Eso sí, para ello necesitas una titulación específica. El título oficial es Técnico en Primeros Auxilios y Salvamento Acuático y se puede obtener a través de la Federación de Salvamento Acuático y Socorrismo de tu provincia, la Cruz Roja o mediante un ciclo formativo de grado superior de “Animación de Actividades Físicas y Deportivas”. Los cursos pueden realizarse en estos lugares o a través de una escuela o academia privada. Suelen durar entre 85 y 120 horas y puedes encontrarlos desde los 250 euros.

Animador turístico. Para niños, para adultos o incluso para la tercera edad, los animadores de hotel o de cruceros se han convertido en una figura esencial del verano. Suele ser un trabajo muy divertido, aunque requiere altas dosis de energía. Para ser animador, existen dos títulos oficiales de formación profesional (Técnico Superior en Animación Turística y Técnico Superior en Animación Sociocultural y Turística), aunque también encontrarás una amplia variedad de ofertas en el sector privado. Se requiere también el dominio de idiomas. Inglés, alemán y francés son los más demandados.

Monitor de campamentos. Los campamentos de verano, especialmente en junio y julio, necesitan profesionales para ocuparse de los niños y jóvenes que participan en ellos. Es imprescindible obtener el título, que se consigue a través de la realización del curso de Monitor de Tiempo Libre. Suele tener una duración de 300 horas, divididas entre teoría y práctica, y para poder realizarlo debes tener un mínimo de 17 años y estar en posesión del título de educación secundaria. En caso de que los campamentos se realicen en el extranjero, los monitores deberán haber alcanzado además un nivel mínimo de B1 de inglés (o el idioma solicitado).

Canguro. En los meses sin colegio, muchos padres se ven obligados a dejar a sus hijos al cuidado de otra persona. Ya sea por horas o en régimen interno, durante el verano aumenta su demanda. También es una buena opción trabajar de au-pair en el extranjero y mejorar un idioma.

Camarero. Otro de los trabajos veraniegos que ofrece más oferta de empleo, ya sea en restaurantes, chiringuitos, terrazas, discotecas, heladerías, locales de moda… Aunque la demanda es mayor en localidades turísticas y de playa, cualquier ciudad o pueblo de España suele necesitar más camareros en verano. Nada como disfrutar de un tinto de verano o de un helado en una terraza.

Trabajos de verano

Instructor de buceo. Los profesores de submarinismo hacen el agosto en verano, aprovechando el turismo para trabajar. Pero se requiere una titulación específica, no tan fácil de conseguir como la de socorrista, por ejemplo. El título de instructor de Buceo PADI es una cualificación que permite impartir cursos hasta el nivel de dive master (el máximo nivel). Para hacerlo, es necesario cumplir algunos requisitos, como un mínimo de 100 inmersiones previas, un título de primeros auxilios y el título de Open Water Diver o equivalente. Quizá este año no puedas conseguir el PADI, pero puedes empezar a acumular méritos.

Profesor de surf. Un deporte al que cada verano se apuntan más adeptos. Debes tener al menos 16 años y estar en posesión de graduado en Educación Secundaria o titulación equivalente, superar las pruebas de físicas de acceso a los cursos (como una prueba de natación) y realizar un curso específico, de unas 300 horas, divididas entre teoría y práctica.

Alquiler de tumbonas y sombrillas. Aquí no es necesaria titulación específica, aunque sí se agradece el conocimiento de idiomas. En este caso, lo mejor suelen ser las propinas. Una buena manera de combinar el placer con el deber.

Guía turístico. Se requiere titulación y puedes pasar un examen de tu comunidad autónoma si quieres obtener el carné oficial. Pero lo más importante es tener una gran formación y cultura sobre el lugar, y dominar uno o más idiomas.

Jardinero. Con los jardines en su mejor momento se dispara la demanda de jardineros, tanto para hoteles como apartamentos, casas, fincas o zonas públicas. Aunque, debido a la demanda, no se suele solicitar formación específica, el contar con ella o con experiencia supone un plus para optar al puesto. Un trabajo perfecto para los amantes de las zonas verdes.

Recolector de frutas o verduras. Un empleo al aire libre lejos de las zonas turísticas. Eso sí, las jornadas suelen ser largas y duras al sol, pero también muy enriquecedoras.

Profesor de clases particulares o de idiomas. Dar clase a alumnos con asignaturas pendientes o a personas que quieren mejorar su inglés, o a extranjeros de visita en España que quieren mejorar su español puede ser una buena opción para sacar un dinero en los meses de verano. Si lo que quieres es ser profesor de español en el extranjero o en una academia, necesitarás algún curso especializado en la enseñanza del español, a ser posible un máster que te acredite como profesor de ELE/L2.

Inscríbete en Infoempleo y encuentra las mejores ofertas