Más de la mitad de los trabajadores que tienen una jornada parcial, un 57, 3%,  querrían trabajar más horas, según  los datos de la EPA del cuarto trimestre de 2017. Un 7,3 % de las personas con contrato parcial  ha reducido su jornada para poder formarse y un 10 % para dedicarse al cuidado de dependientes. Esto es, han querido o necesitado reducir su jornada de forma voluntaria. El Banco Central Europeo (BCE) señala el excesivo aumento de la contratación parcial en España.

¿Qué es el subempleo?

Tener una jornada parcial pero querer una completa y no tener acceso a ella está considerado como subempleo. También lo es ocupar un puesto por debajo de la cualificación que se tiene. Un reciente informe emitido por el BCE (Banco Central Europeo) señala que España está en el número uno del ranking de países europeos que mayor tasa de subempleo tienen. El organismo advierte de que esta situación provoca un tipo de empleo precario, salarios más bajos, menor seguridad en el empleo y menor satisfacción.

Las mujeres son las que, de forma mayoritaria, acceden a contratos parciales. Suponen, prácticamente, las tres cuartas partes del total de empleo parcial (73,74%). Este es uno de los motivos por los que se habla de la precarización del empleo femenino.  La cuestión es que, no tener acceso a una jornada completa merma tanto las condiciones actuales porque los ingresos son menores, como de cara al futuro ya que una cotización inferior tendrá como resultado una menor cuantía en la pensión de jubilación.

España a la cabeza del subempleo según el BCE

Los contratos parciales crecieron durante la crisis

El empleo parcial creció durante la crisis. Fue el único tipo de contrato que experimentó un incremento durante ese periodo. La dinámica de la contratación parcial se fue fraguando durante el periodo de recesión sin que este crecimiento obedeciera a necesidades por parte de los trabajadores de formación o de cuidados de otros. La contratación parcial creció en función de las necesidades puntuales de las empresas de contratar más horas laborales sin que mediera el compromiso de una jornada completa.

El empleo a tiempo parcial supone un 14,8% de la contratación. Eurostat elabora un índice de precariedad que señala que el empleo que crea España adolece de un 56,8% de precariedad (contratos temporales y parciales) frente al 22% del resto de la Unión Europea.

En opinión de los representantes de los trabajadores, es necesario revertir esta dinámica para avanzar hacia condiciones laborales dignas, advierten.

Por su parte, también la patronal reconoce que hay un elevado porcentaje de involuntariedad en este tipo de contratos.

España e Italia por delante de Alemania en contratación a tiempo parcial

El BCE llama la atención sobre el hecho de que España e Italia estén por delante de Alemania en cuanto a involuntariedad de los contratos a tiempo parcial siendo el país germano el que cuenta con un mayor número de contratos de esta tipología, los llamados minijobs.

Salvar esta falta de jornada completa con la que se obtenga una retribución suficiente pasa por simultanear dos trabajos con las implicaciones que eso conlleva a la hora de conciliar con la vida personal. Eso o resignarse a unos ingresos insuficientes.