¿Recuerdas aquel verano del 92 cuando fuiste de campamento? Inolvidable, conociste a un montón de compañeros, descubriste que sin padres también vive y aprendiste todo lo que sabes sobre las constelaciones y la fauna marina. Ahora tienes a unos peques dispuestos a pasar por la misma aventura. ¿A qué tipo de actividad quieres llevarlos y qué debes tener en cuenta?

Muchos de los campamentos y escuelas de verano se organizan en la misma localidad en la que vives. Tienen un horario similar al horario escolar y te permite conciliar el trabajo con las responsabilidades familiares. Los niños disfrutan porque realizan un montón de actividades lúdicas que se alejan de la rutina del cole; aunque el trasfondo de la mayor parte de los campamentos es educativo, ya sea para ampliar el universo de experiencias del menor como para completar y afianzar de una manera divertida los conceptos aprendidos durante el año o bien adquirir una nueva habilidad, como tocar un instrumento.

¿Para aprender, para disfrutar o las dos cosas?

Las temáticas de los campamentos son de lo más sugerentes. Pueden desarrollar el gusto por la lectura y las actividades culturales, como conocer las claves un texto, aprender a mirar un cuadro o saber escuchar una composición musical. Resulta ideal si se combina con actividades de ejercicio físico donde puedan practicar al aire libre deportes de los que no podrán disfrutar durante el resto del año, como la natación.

También se divertirán y aprenderán sobre el entorno que les rodea en campamentos y escuelas donde se invite a conocer la flora y fauna de nuestra región: desde cómo distinguir distintos tipos de árboles y arbustos en excursiones al campo hasta saber cómo se cultivan o cómo se recolectan las frutas que luego llegan a nuestra mesa.

El verano es un buen momento para reforzar los idiomas. Si dejan de practicarlo durante las vacaciones, a la vuelta les costará mucho más coger el ritmo. Hay centros que ofrecen sus actividades y campamentos en inglés, como el Brains Summer Camp, con un montón de itinerarios para elegir. Y nunca está de más prepararse para desarrollar una habilidad relacionada con la tecnología, ¿qué te parece si tu niña de 8 años llega a casa diciendo que ha aprendido a programar un videojuego? En el campamento de verano del Colegio Amanecer tendrá la oportunidad de programar sencillos arcade y practicar otras actividades relacionadas con la tecnología. Seguro que le sirven como base para desarrollar conocimientos muy útiles en un futuro.

Elige con cabeza

A la hora de plantearte a qué campamento o escuela llevas a tus pequeños este verano son muchos los detalles que debes tener previstos. Estos son cuatro de los imprescindibles:

  • Forma de contacto. Tanto si la actividad se desarrolla en donde vives como si es fuera, facilita todos los datos para que puedan localizarte y cerciórate también de que lo podrán recoger los abuelos o los tíos si tu no puedes acercarte.
  • Temas de salud. Asegúrate de los trámites que debes cumplir para que tu hijo sea atendido en caso de necesitarlo.
  • Ropa. Consulta si puedes llevar una ropa de cambio porque pueden necesitarla según el tipo de actividad que realicen. Si el campamento se desarrolla fuera de tu localidad, prepara con suficiente antelación lo que se va a llevar y ten en cuenta los cambios de temperatura.
  • Comida. Por lo general, comen mejor fuera que en casa; sin embargo, si el campamento o escuela no se desarrolla en el mismo colegio donde va todo el año, entérate de los detalles sobre dónde van a comer, qué menú se les va a ofrecer y quién va a cocinarlo.

En la guía de Los mejores colegios de España 2015-2016 encontrarás toda la información sobre los colegios que ofrecen campamentos y actividades de verano.