El Ministerio de Educación ha presentado recientemente su resumen anual de datos en materia de educación denominado Sistema estatal de indicadores de la educación. Edición 2017. Esta recopilación de los principales datos sobre educación viene realizándose desde el año 2000 y aborda la cuestión en tres áreas: la escolarización y el entorno educativo, la financiación de la educación y, por último, los resultados académicos. El documento recoge los datos del curso 2014-15 y estos son algunos de los principales resultados/indicadores en materia de financiación de la educación.

El gasto de las familias en educación aumenta

Tras los años de bonanza en los que el gasto en educación había ido en ascenso hasta lograr el máximo de 53.895 millones de euros en 2009 dieron comienzo los años de los recortes. Se redujeron 9.050 millones de euros de gasto público en educación en el periodo que va hasta 2014. En ese año se destinaron 44.847 millones de euros a este gasto. El estudio recoge el momento en el que tímidamente comienzan a dedicarse más recursos aunque, esto es, el año 2015 se emplean 46.649 millones de euros a la enseñanza. En ese año la educación consigue recuperar un 4% respecto al año anterior.

Paralelamente el informe recoge el gasto que dedican las familias a la educación de sus miembros. El proceso fue el contrario. Progenitores y tutores gastaron en educación un total de 9.013 millones de euros en 2009. Para el año 2015 el desembolso en matrículas que les tocó a las familias asumir ascendió un 29% llegándose a un gasto total de 11.863 millones de euros en el 2015.

gasto enseñanza

España gasta en educación por debajo de la media europea

El gasto que un país dedica a la educación respecto de su PIB es un indicador de referencia sobre calidad de vida y desarrollo. En el año 2014 el gasto en educación supuso un 4,34% del PIB en España. Alemania dedicó un 4,92% en ese año, Portugal un 5,12% ,exactamente el mismo dato que la media de la Unión Europea. Otro dato curioso es la norma en Europa de que el gasto de educación lo soporte la administración central del Estado (lo que sería el Ministerio). Solo algunos países, entre los que se encuentran España, Alemania, Bélgica o Chequia, tienen un porcentaje muy elevado, casi la totalidad, de ese gasto transferido a las regiones y son las autoridades regionales las que se ocupan de su gestión. En el caso de nuestro país a las comunidades autónomas.

La educación no está solo en manos de la administración pública sino que ésta también acuerda conciertos con un 17,8% de los centros de enseñanza no universitarios. Son los centros concertados. El 25,6 % del alumnado fue a un colegio concertado durante el curso 2014-15. Del total de gasto que se utilizó en la enseñanza (44.846 millones de euros) un 14,7% se utilizó para subvencionar actividades en los centros concertados. El dinero destinado a estos centros experimento un aumento durante los primeros años de la crisis en los que pasó de recibir 4.968,0 millones de euros en 2007 a recibir 5.891 millones de euros en 2009. A partir de ese año y durante toda la crisis la fluctuación fue mínima manteniéndose prácticamente la misma cantidad cada año. Es decir, no hubo sufrió recortes.

Las Comunidades que más aportaciones hacen a la subvención de la educación concertada son el País Vasco (24,8%), Navarra (21, 5%), Madrid (20,3%), Baleares (20,7%) según los mismos datos.

Invertir en educación tiene “efectos positivos” sobre el crecimiento

Hace unos días el BCE (Banco Central Europeo) recomendaba el aumento del gasto en educación además de en sanidad e infraestructuras ya que, pese a todas las recomendaciones en el sentido contrario durante los años más duros de la crisis,  estos gastos tiene “efectos positivos” a largo plazo sobre el crecimiento.

Los Presupuestos Generales del Estado para el actual ejercicio han aprobado un incremento del 1,7% a Educación.