Si un 68% de los candidatos sigue a una marca en sus redes sociales para estar al tanto de las ofertas de empleo que publican y un 46 % de los reclutadores se quejan de que no encuentran lo que buscan o pierden mucho tiempo. ¿Qué se está haciendo mal? ¿Estás aprovechando todo lo que pueden dar de sí las redes sociales en la búsqueda de un empleo? Repasemos los errores más comunes y las posibles soluciones para potenciar los beneficios de las redes sociales en el acceso a un puesto de trabajo.

No tienes un perfil profesional

Una de las principales quejas de los reclutadores es que los candidatos no hacen un uso profesional de sus perfiles. Consideran que la información que se da en ellos es demasiado “vaga y generalista”. El 75% simplemente muestra el curriculum según el informe de Redes Sociales y Mercado de Trabajo (2016) que elabora Infoempleo- Adecco.

Recomendación: Colgar el CV está muy bien pero eso es lo básico. A partir de ahí hay que elaborar una estrategia de visibilización y ampliación de la red de contactos. Compartir contenido de interés al menos una vez al día, enriquecer el apartado de habilidades y competencias. La participación, cuidada y no invasiva, esto hay que tenerlo también en cuenta, incrementará las visitas al perfil y el interés por tu candidatura.

No haces uso de  keywords

Para que haya encuentro, reclutadores y candidatos deben estar en sintonía. Digamos que deben hablar el mismo idioma. Las keywords, las palabras relevantes del sector, que pueden ser desde programas que se requieren para el puesto hasta las competencias demandadas, facilitan la búsqueda de una oferta de trabajo acorde con la experiencia y formación. Además, en los procesos de selección se hacen búsquedas por estas palabras clave. Si no las utilizas corres el riego de ser descartado sin haber empezado a valorar tu experiencia.

Recomendación: Incluye estas palabras tanto en el CV como en la biografía de tus perfiles en redes sociales. Si no sabes bien cuáles están mejor posicionadas utiliza los buscadores para dar con las más empleadas. Los candidatos emplean estas palabras para encontrar ofertas y los reclutadores para husmear perfiles profesionales. Teniendo palabras comunes el encuentro está asegurado.

No utilizas los hashtags

Crearse una buena reputación online es clave para determinados perfiles profesionales, sobre todo para aquellos que trabajan por su cuenta. La confianza en la profesionalidad, que se sepa que sabes de qué hablas, se construye así en parte. Sobre todo a la hora de hacer nuevos clientes. Los hashtag (filtros sobre temas) y foros profesionales es donde se reúnen digitalmente los expertos de tu campo y donde hay que estar.

Recomendación: Participar en encuentros con contenidos relacionados, aportando en las conversaciones y en los foros. Crea conversaciones, tu propio hashtag, o abre hilos sobre los temas de actualidad que te posicionen como experto.

No revisas cada tanto tus perfiles sociales

Un 46% de los reclutadores revisa los perfiles del candidato antes de la entrevista y un 29% lo hace después. Pero este es el dato definitivo: un 33% ha rechazado alguna candidatura tras consultar las redes sociales del candidato y comprobar que hay algo que contradice la información del CV o se detecta contenido violento o discriminatorio.

Recomendación: Revisa tus perfiles sobre todo si te estás postulando para un puesto, asegurándote de que no hay información que pueda comprometer el acceso a una candidatura. Esto quiere decir que si tienen dudas sobre si dar por concluido el proceso de selección o continuarlo quizás un vistazo a tus redes les hace decidirse…para mal. No le ayudes en esto y protege tu reputación online.

empleo-y-redes