Si alguien te pregunta si hablas inglés, probablemente le digas: Yes, I do. A partir de ese momento si tu interlocutor se expresa correctamente en el idioma de Shakespeare puede que entiendas gran parte de lo que dice. Pero cuando llega la hora de responder, ¿dónde queda tu nivel de inglés? Probablemente por debajo de tu nivel de comprensión. Evitar los errores más comunes ayudará a consolidar ese nivel intermedio-alto que aseguras tener en tu CV.

Pronunciación

Pronunciar correctamente puede suponer la importante diferencia entre que te entiendan y que tengan que preguntar “Could you repeat, please?”. Los errores más comunes en la pronunciación se producen al anteponer el sonido  “e” antes de palabras que empiezan por “s”, como Spain. Se tiende a decir “espein” o “espanish”. Pronunciar la “s” líquida es el comienzo de un acento impecable.

Otro de los errores de pronunciación que dificultan la comprensión del interlocutor es cómo se dicen las palabras que comienzan por “h”. Los españoles tendemos a decirla como si fuera “j”, como sonido fuerte. La “h” debe sonar aspirada, como una “j” suave.

Acentuar las palabras en la sílaba que corresponde es importante. Hay que poner atención en dónde se coloca el acento correctamente. Por ejemplo en palabras como ResPONsible y no responSIble o partir las sílabas en el número que corresponde. Por ejemplo al palabra chocolate solo tiene dos sílabas y no tres.

Falsos amigos

Muchas palabras en inglés tienen procedencia latina y nos resultan familiares. Tendemos a traducir por el mismo significado de la palabra similar en español. Son los false friends. También se producen en el sentido contrario,  cuando se anglifica una palabra en español. Estas son algunas de las más comunes.

Actually. Significa “en realidad”, pero lo traducimos de forma equivocada por “actualmente”.

Eventually. Significa “a largo plazo”, pero lo traducimos incorrectamente por “ocasionalmente”.

Relative. Significa “pariente, familiar”, pero se traduce de forma equivocada por “relativo”.

Career. Quiere decir “carrera profesional”, pero se tiene a confundir con “carrera universitaria”.

Discussion. Significa “debate” sin connotación negativa, pero se traduce mal confundiéndola con “discusión” como sinónimo de polémica.

thinkstockphotos-504533520

Omitir el sujeto

En inglés quién realiza la acción, es decir, el sujeto, debe decirse siempre. Hay que tener en cuenta que en este idioma no se conjugan todas las formas verbales como sí se hace en español. Por tanto, es necesario indicar siempre el sujeto para saber quién realiza la acción. “I want to see you but I don’t have time”. (Yo) Quiero verte pero (yo) no tengo tiempo.

Uso de las preposiciones (at, on, in)

Colocar adecuadamente la preposición que indica lugar o tiempo es algo que cuesta bastante al hispanohablante. Con el adverbio “en” y “a” en español se forma la mayoría de complementos de lugar y tiempo. En inglés utilizan hasta tres partículas: in, on, at. Confundirlas e intercambiarlas es habitual pero incorrecto. Un buen nivel de inglés hará que utilices en cada momento la apropiada.

Uso de los phrasal verbs

Este es el nudo gordiano del inglés. La máxima dificultad con la que topamos. En el intento de la traducción literal de las partículas que forman los phrasal verbs no asociamos de forma intuitiva el significado y hay que recurrir a la memoria. Al final se opta por no usarlos. Puesto a que son expresiones muy habituales en los angloparlantes, tener la capacidad de hacer un uso abundante de phrasal verbs significará que tienes un excelente nivel de inglés.

Construir mal las interrogaciones

Seguro que escribiendo no se olvida pero al hablar es bastante común que nos limitemos a hacer un signo de interrogación elevando la entonación al final de la frase. Esto es algo que confundirá mucho a tu interlocutor que muy probablemente se quedará callado porque no sabe que le estás preguntando. Recuerda preguntarle a alguien si es feliz en vez de afirmar que lo es. “Are you happy?” en vez de “You are happy” y terminar la frase en interrogación.

A pesar de que se cometen muchas incorrecciones, dicen los ingleses que los hispanohablantes tenemos una excesiva preocupación por la corrección gramatical y que sería preferible que se pusiera el empeño en aprender vocabulario para expresar mejor lo que queremos decir. Esta observación deja entrever una cultura práctica.