Uno de los objetivos de la XXIV Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y Gobierno celebrada a principios de este mes ha sido facilitar el intercambio entre estudiantes, profesores e investigadores de los distintos países iberoamericanos. Se ha establecido una alianza en favor de esta movilidad que sentará las bases de lo que se ha llamado el Erasmus iberoamericano.

Según la Declaración de Veracruz emitida tras el encuentro, “el talento humano es uno de los motores del desarrollo así como un preciado recurso de cada nación, y la movilidad de esos talentos, dentro del Espacio Iberoamericano, favorecerá la transferencia de conocimiento, la creación científica e intelectual y la innovación”.

Como cada edición, la cumbre tenía otros objetivos de índole humanitaria, este año centrados en la educación, la cultura y la innovación: reducir las fuertes desigualdades sociales, que el acceso a la cultura sea mayoritario y llevar a cabo acciones de capacitación en sectores tecnológicos y de innovación. Sin embargo, esta edición ha contado con ausencias significativas, lo que se ha interpretado como una cierta pérdida de representatividad y capacidad de acción de la Cumbre.

Compromiso con la movilidad del talento

Estos son cuatro de los compromisos que te pueden interesar si estás pensando en cruzar el charco o hacer una larga visita a nuestros vecinos portugueses:

  1. El Erasmus iberoamericano. Este plan aspira a llegar a 200.000 movilidades en cinco años. Lo que se pretende es utilizar los programas de intercambio que existen en varios países y darles una uniformidad. Según se estimó el pasado julio en el Encuentro Internacional de Rectores de Universia, se darán entre 3.000 y 4.000 euros para estancias de hasta seis meses. Para conceder esta beca, se tendrá en cuenta el expediente académico.
  2. La tarjeta joven iberoamericana. Proporcionará beneficios y servicios comunes relacionados con el transporte, la cultura y la educación. Además, también permitirá ofrecer descuentos y ventajas a través de acuerdos con empresas. Se ha concebido como una tarjeta gratuita. Este proyecto parte de la Organización Iberoamericana de la Juventud y ha recibido el respaldo durante la Cumbre.
  3. Proyecto Paulo Freire. Son las becas auspiciadas por la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) que fomentan la movilidad de estudiantes que se están formando para ser maestros y profesores de secundaria (Formación del Profesorado). Tiene como objetivo la internacionalización de la educación superior para que las universidades preparen a profesionales que van a desempeñar su labor en un mundo globalizado. Según la OIE, “la alianza y los acuerdos de cooperación del programa Paulo Freire con el programa Erasmus de la Unión Europea deben estar presentes en el horizonte de trabajo”.
  4. Plataforma de prácticas. La Secretaría General Iberoamericana estudiará la viabilidad de un convenio-marco que facilite las prácticas y pasantías de estudios de duración limitada en cualquiera de las sedes del Espacio Iberoamericano que se acojan voluntariamente a este convenio. El objetivo es que se amplíen las oportunidades de capacitación laboral entre los jóvenes.

Son muchas las ventajas de habilitar espacios comunes en el ámbito iberoamericano. Hablamos los mismos idiomas y tenemos un gran potencial de desarrollo. Falta camino por recorrer y se debe trabajar para que todas las partes cooperen en las mismas condiciones y se reduzcan las desigualdades. La movilidad entre países del Espacio Iberoamericano es una oportunidad de enriquecer la vida académica y laboral que, además, revierte en el patrimonio de la sociedad.