España mola para venir de Erasmus. Lo saben los 42.537 alumnos extranjeros que eligieron alguna de las universidades españolas en 2014, último año de los que se tiene datos, para pasar un curso académico y añadir una experiencia de formación internacional a su CV. Entre las veinte universidades preferidas en Europa siete son españolas. La de Granada que ocupa el primer puesto, la Universidad de Valencia en tercera posición y la Universidad Complutense en cuarto lugar.

¿Qué tiene de atractivo el Erasmus en España?

Son varios los motivos por los que jóvenes de Europa prefieren trasladar sus estudios una temporada. Algo común a todos los estudiantes que emprenden la aventura Erasmus es  la percepción de la  mejora en las oportunidades de encontrar un empleo en el futuro. Y los datos lo avalan. Según un  estudio de la Comisión Europea sobre el impacto que esta experiencia ha tenido en  los alumnos que se han beneficiado de la beca la tasa de desempleo es sustancialmente inferior (un 23%) cinco años después de la finalización de esta vivencia. Y luego están, claro,  los consabidos buen tiempo, estilo de vida y la facilidad para entablar relaciones sociales por el carácter abierto de los españoles, algo muy valorado por estos jóvenes. El aprendizaje del idioma, aunque es una de las dificultades, así lo expresa el 25% de los encuestados, se considera interesante porque abre puertas al mercado hispanohablante.

programa erasmus

Alargar la aventura un poquito más

Algunos tienen intención de que la aventura no se quede en unos pocos meses si no de establecerse y encontrar un trabajo. Según una encuesta elaborada por la organización International Exchange Erasmus Student Network (IESN) sobre la apreciación que los jóvenes extranjeros tienen del mercado laboral de nuestro país y sus expectativas laborales cuatro de cada diez querrían quedarse y encontrar un empleo por aquí. Por el contrario un 30% volvería a su país de origen donde el 35% de los consultados creen que tendrían mayores posibilidades de encontrar un empleo que se ajustara a su formación que las probabilidades de encontrarlo en España (un 28%).

Aún así solo un 6% ha encontrado un empleo, del 26% que declara estar a la búsqueda activa de un puesto de trabajo, según la encuesta. La percepción sobre el salario que se recibirá está ajustada a la realidad de nuestro mercado laboral. El 43% espera que su primer sueldo oscile entre los 10.000 y los 15.000 euros anuales, aunque los hay más optimistas  que piensan que podrán conseguir empleos donde la retribución que obtengan sea de entre 15.000 y 25.000 euros/año.

Además de los estudiantes de Erasmus, España se perfila como favorita como destino para vivir una experiencia internacional para profesionales de otros países. Una cantidad creciente de trabajadores del norte de Europa y otras latitudes eligen la calidad de vida, el buen tiempo y la cultura de al que pueden disfrutar en nuestro país por encima de un buen salario, algo en lo que salen perdiendo si comparan con sus países de origen.