Durante el año 2016 se resolvieron 20.600 expedientes de enfermedades profesionales, un 7,64% más que en 2015, según recoge el informe anual del 2016 del Observatorio de Enfermedades Profesionales.  También se han recogido 717 lesiones permanentes que no invalidan para continuar trabajando. ¿Qué diferencia una enfermedad común de una profesional para un trabajador?

Qué es una enfermedad profesional

El art. 157 de la Ley General de la Seguridad Social define la enfermedad profesional como “la contraída a consecuencia del trabajo ejecutado por cuenta ajena en las actividades que se especifiquen en el cuadro que se apruebe por las disposiciones de aplicación y desarrollo de esta Ley, y que esta proceda por la acción de elementos o sustancias que en dicho cuadro se indiquen para cada enfermedad profesional”

Los agentes y sustancias que pueden provocar una enfermedad profesional están tipificados en un cuadro anexo a esta ley (te ponemos un enlace para que lo puedas consultar al final del artículo). Aquellas que no se ajusten a las características del cuadro pero que se producen como consecuencia del desempeño de un puesto de trabajo pueden declararse como accidente laboral.

Algunas organizaciones sindicales como UGT denuncian que existe una infrarrepresentación de agentes causantes de enfermedades profesionales.  Estima que el 20% de las enfermedades fruto del desarrollo de una actividad laboral no están incluidas dentro del catálogo. Los datos oficiales se expresan más en positivo y manifiestan según el Estudio Epidemiológico de las Enfermedades Profesionales en España (1990 – 2014), editado por el Ministerio de sanidad, servicios sociales e igualdad, que en los últimos 25 años se ha multiplicado por cuatro el número de enfermedades reconocidas como profesionales.

enfermedad profesional

El número de hombres y mujeres con enfermedades profesionales es similar

La causa más frecuente de enfermedades profesionales es la originada por el Grupo 2 dentro de esta clasificación. Pertenece a los agentes físicos que produjeron el 80,64% de las enfermedades en los hombres y el 79,04% en las mujeres. Los hombres enferman más por la inhalación de sustancias nocivas derivadas de su actividad laboral y las mujeres enfermaron más debido al contacto con agentes biológicos en sus puestos de trabajo, por ejemplo personal sanitario en contacto con microorganismos.

Las actividades que han provocado un mayor número de enfermedades profesionales son aquellas clasificadas dentro de las industrias manufactureras. Con valores parecidos enferman los trabajadores de las industrias extractivas. Las catalogadas como “Otros servicios”, “Construcción”,  “Suministro de agua, actividades de saneamiento, gestión de residuos y descontaminación” y  “Actividades administrativas y servicios auxiliares” forman el resto de las ocupaciones que se sitúan por encima de la media nacional en número de trabajadores que enferman como consecuencia de su actividad laboral.

Según denuncia el sindicato UGT las enfermedades profesionales se han incrementado en un 29,8% desde el año 2012, año de la reforma laboral.

Trámite de la baja por enfermedad profesional

Si sospechas que puedes tener una enfermedad profesional puedes solicitar que te emitan un diagnóstico por dos vías. Puedes acudir a la mutua de la empresa para que inicie los trámites para declarar la enfermedad profesional. La mutua necesitara información por parte de la empresa sobre el puesto y las funciones que realizas como trabajador.

También puedes acudir al médico de cabecera. En caso de que éste considere que puede tratarse de una enfermedad derivada del ejercicio de la profesión deberá de emitir un diagnóstico de sospecha a Inspección médica. Este organismo se ocupará de valorarlo y hacer llegar a la mutua, en caso de que su diagnóstico sea positivo de enfermedad profesional, el informe para que se haga cargo de la baja. Llegado el caso se pueden comenzar los trámites para solicitar la incapacidad permanente.

Sindicatos y Ministerio coinciden en afirmar que es necesario realizar profundas mejoras en el ámbito de la vigilancia de la salud para que se produzca una disminución de la presencia de la enfermedad profesional. Junto con Francia, España constituye uno de los países de la UE con mayor número de personas con una enfermedad profesional.

Si quieres más información consulta el Real Decreto 1299/2006 que incluye el anexo con el cuadro de enfermedades profesionales.