Las Navidades siempre son un buen momento para encontrar trabajo. Lo más probable es que no sea muy duradero, pero te aportará experiencia y, sobre todo, ingresos. Pon a punto tu candidatura y busca ofertas relacionadas con los puestos que más se están demandando. Las áreas que más vacantes necesitan cubrir son el comercio, la hostelería, el transporte y la logística.

Trabajar para una empresa en estas fechas puede ser la forma de introducirte en la compañía. Las épocas en las que se buscan trabajadores se tiene la oportunidad de observar el talento. Si les gusta, puede que la siguiente vez que necesiten cubrir puestos sean ellos los que te llamen.

Se prevé que se firmen hasta 387.750 contratos estas Navidades

Según un informe de Randstad, este año la campaña de Navidades proyecta casi 50.000 puestos más que las Navidades pasadas.

Los sectores que más empleo van a ofertar serán los relacionados con el comercio, la hostelería, la logística y el transporte. Por otro lado, el comercio electrónico sigue creciendo y la demanda de profesionales en esta época aumenta considerablemente.

En el portal de Infoempleo ya puedes encontrar ofertas de dependiente, carretilleros, promotores, manipuladores, atención al cliente y mozos de almacén, entre otras.

Lo que también se espera es que gran parte de estas contrataciones sean temporales. Es una época en la que el paro tradicionalmente desciende; en contraposición, los primeros datos del desempleo pasadas estas fechas no suelen ser alentadores. El año pasado se contrataron en la campaña de Navidades a 348.868 personas y, ya en enero de 2017, se registraron 174.880 cotizantes menos a la Seguridad Social.

Campaña Navidades

Qué puedes hacer para destacar tu candidatura

La avalancha de vacantes para la campaña de Navidades siempre se corresponde con una oleada de candidaturas. Por parte de recursos humanos no es fácil gestionar tanta información. Lo más prudente es ponérselo en bandeja, y ¿cómo hacerlo? Puedes seguir estos consejos:

  • La carta de presentación. No te olvides de ella, es una formalidad que denota que cumples los protocolos. Destaca sobre todo la disponibilidad y la posibilidad de incorporación inmediata. Por supuesto, si tienes experiencia en un puesto similar o si has trabajado antes en la misma empresa, empieza tu presentación por este hecho.
  • El currículum vitae. Como decimos, es muy posible que los reclutadores tengan que consultar montones de currículos. Puedes hacer que el tuyo destaque de alguna manera, sin que resulte algo extravagante. Por ejemplo, con un diseño atractivo al tiempo que discreto. El orden es fundamental. Resúmelo todo lo que puedas hasta que ocupe una sola página. Pero no agolpes la información, simplemente redúcela a las experiencias más significativas, las que más estén relacionadas con el puesto. En cuanto a la formación, sintetiza lo más posible la que no esté relacionada con el puesto. Puedes destacar todo lo que tenga que ver con atención al público e idiomas.

Si vas a trabajar en un comercio de barrio y entregas el CV en mano, no te olvides de grapar la carta de presentación al currículum. Siempre es un gesto bien recibido que te distingue de otros candidatos. También puede ser una buena idea imprimirla en un papel un poco especial, con más gramaje por ejemplo. De esta manera conseguirás una experiencia táctil que haga que destaque tu CV.