Luisa Alemany y Marcel Planellas adaptan un milenario relato sufí a la realidad actual española para introducir su libro Emprender es posible (Deusto Ediciones). Cuentan cómo un empresario de calzado está sufriendo un alarmante descenso de ventas por la crisis económica actual. Entonces, decide enviar a sus dos hijos gemelos a un país del norte de África en busca de nuevos mercados. Al tiempo, recibe dos correos electrónicos de sus dos emisarios de confianza.

Ambos le explican que el país que han conocido cuenta con pocas tiendas, que la oferta de calzado no es de gran calidad. La mayor parte de la población vive en el campo y transita por pedregosos caminos sin asfaltar. Al primero de ellos todas estas circunstancias le parecen motivos suficientes como para no vender sus zapatos allí. El segundo argumenta esos mismos hechos para defender que es lugar ideal para vender su producto. “Ser emprendedor consiste en ver oportunidades donde los demás ven problemas“, concluye esta introducción.

Por eso Planellas y Alemany han recopilado cerca de cincuenta testimonios de jóvenes que, en la actualidad, están impulsando nuevos proyectos en España. Quieren que sean inspiración para que las ideas se transformen en actos. Otros 20 expertos en el mundo empresarial, científico, social o cultural -entre ellos el restaurador Ferrán Adriá- aportan el contrapunto más ‘agorero’ y defienden que emprender en nuestro país no es sencillo porque faltan ayudas y formación.

El libro invita a un cambio de mentalidad que no penalice la creatividad y la iniciativa. Sus participantes opinan que sin riesgo no hay posibilidad de éxito o que “cada ciudadano puede y debe luchar por la vida que él quiera y no por la que le impongan“, como argumenta el catalán Didac Lee, consejero delegado de varias empresas tecnológicas y directivo del Fútbol Club Barcelona.

Lee es hijo de padres chinos. Se inició profesionalmente a los 21 años sin muchos recursos pero con pasión. Fue entonces cuando creó su primera empresa, un proveedor de acceso a internet que fue el inicio del grupo empresarial en el que sigue enfocado profesionalmente.

A lo largo de las más de trescientas páginas de Emprender es posible los autores, profesores de la Escuela Superior de Administración y Dirección de Empresas (ESADE), intentan estimular con fundamento e informar a través de numerosas voces para conseguir que esta generación no esté perdida del todo. ¿Será cierto que un cambio de mentalidad puede ser el inicio de cambios mucho más grandes?