Desde que empezaron los recortes en sanidad, los gestores sanitarios han ido cobrando importancia y la demanda ha aumentado. Se necesita saber administrar los recursos de manera eficiente, pero también debe hacerse de acuerdo con las buenas prácticas clínicas. Por eso es preciso que un director de centros sanitarios aúne dos vertientes: experiencia en gestión y experiencia clínica.

En qué consiste el trabajo de gerente de un centro sanitario

La principal labor de los gerentes de centros sanitarios es que toda la institución funcione eficientemente. Es decir, que sea eficaz y que a la vez resulte económicamente viable e incluso rentable, aunque la prioridad sea la atención al paciente.

Sus tareas podría dividirse en tres grandes áreas:

  • Gestión de recursos materiales. Se encarga de supervisar los recursos que necesita la institución y de que el gasto que se invierte en ellos sea sostenible. Esto afecta a distintas áreas, como las instalaciones, la compra de farmacia o los suministros y el mantenimiento. La gerencia se ocupa de controlar de cerca la contabilidad y administración de estos aspectos.
  • Gestión de recursos humanos. Estará pendiente de las decisiones más importantes en temas de contratación de personal, formación que se le proporciona, reclutamiento, dinámica de reemplazo y coordinación.
  • Planificación. Hay muchas áreas que requieren una planificación coherente y normalizada, como el sistema de citas e información, la recepción de los pacientes y la gestión de quejas y reclamaciones.
  • Seguridad y normativa del centro. Este es uno de los aspectos especialmente relevantes dentro de las funciones de gerencia de un centro sanitario. Supervisar que se cumpla con la normativa en seguridad en las instalaciones y en los protocolos clínicos.

El salario de un director sanitario está acorde con la responsabilidad que conlleva el puesto. Ahora bien, la experiencia y el tipo de centro van a concretar la cifra, que se mueve entre 56.000 y 90.000 euros anuales. Otro factor que determina el sueldo es la consecución de objetivos de productividad, cantidad que por lo general se añade al fijo anual.

Director de centros de salud

Formación y habilidades para llegar a dirigir un centro sanitario

No hay un acuerdo claro entre los profesionales sobre el perfil que debe cumplir un director sanitario. Hay colectivos que piensan que solo un médico facultativo puede ocupar este tipo de puesto, mientras que otras agrupaciones defienden que puede ser otro tipo de sanitario, como el personal de enfermería. En la práctica, hay incluso directores de centro que no vienen del ramo sanitario.

Lo que se pide en las ofertas de empleo es experiencia acreditada en el sector. Haberla adquirido implica, la mayoría de las veces, tener una titulación superior en la rama sanitaria o en una de biología relacionada con esta.

Por otro lado, hay máster y cursos especializados en gestión sanitaria que facilitarán que el candidato adquiera las competencias más valoradas para acceder al puesto de gestor sanitario.

Según Gilberto Llinás, coordinador académico del Máster Universitario en Dirección y Gestión Sanitaria, “para saber dirigir un equipo deben formarse en derecho sanitario, gestión económica y liderazgo”.En el Informe de Empleo en Salud, elaborado por Infoempleo junto a UNIR, este experto en gestión de centros sanitarios ofrece información relevante sobre la profesión y la formación que requiere.