Nos gusta participar en cosas pero a veces necesitamos que alguien nos dé un empujoncito. Ese es el trabajo de un animador, una tarea fundamental en unas vacaciones de hotel, un crucero o un parque temático y de atracciones durante el tiempo libre y de ocio. Es sencillo: solo tenemos que seguir al líder y dejarnos llevar para divertirnos. Consulta las ofertas de empleo de animador turístico y consigue trabajo este verano.

Dependiendo del lugar donde se esté ofreciendo el servicio o el tipo de público con el que haya que trabajar serán necesarias unas habilidades u otras. Hay animadores en infinidad de actividades como las infantiles, de crucero, de hotel, en centros de mayores, discotecas, en parques de atracciones o temáticos, en espectáculos, deportes, medioambiente o de aire libre. Puedes especializarte a través de cursos específicos.

¿Qué hace un animador turístico en su día a día?

El trabajo de animación lleva implícitas una serie de tareas que no son solo las que suponen dirigir la actividad. Implican una preparación previa por lo que entre las labores de un animador turístico se incluye la planificación con tiempos y descansos de cada actividad, la creación de las sesiones, su adecuación a cada tipo de público y los recursos del establecimiento o lugar donde se desarrolla y finalmente su puesta en marcha y desarrollo.

Un animador de un establecimiento turístico tendrá entre sus cometidos tener en cuenta el resto de actividades y poner en relación los diferentes servicios que se ofrecen.

¿Con qué habilidades debe contar un animador turístico?

Entre las principales cualidades que se le pide a un animador está el conocimiento de técnicas de animación, motivación y participación y el manejo de idiomas, aunque en muchas ocasiones no es necesario un alto nivel y es más importante tener capacidad comunicativa.

Para poder desarrollar con eficacia las sesiones se valora, además, el conocimiento de materiales y medios con los que construir las actividades. Se aprecia la capacidad para dar el mejor aprovechamiento de los propios recursos del hotel o alojamiento, como piscina, gimnasio, espacios multiusos, etc.

Conocimiento de las diferentes vías de comunicación  con los clientes en el hotel y nociones de marketing para difundir las actividades.

También se aprecia tener principios de iluminación, maquillaje, ideas para vestuario y transformación a partir de prendas comunes.

Se valorará tener conocimientos específicos del público al que se dirige la actividad, desde su idioma hasta su gastronomía, usos y costumbres que ayudarán a crear un ambiente acogedor y un recurso para el humor.

La formación en primeros auxilios suelen valorarse muy positivamente, e incluso exigirse entre requisitos en las ofertas de empleo.

El conocimiento de deportes alternativos o específicos como de agua, de playa, suele ser una habilidad muy valorada también en estos empleos.

Tener experiencia previa es uno de los requisitos más valorados en este empleo, además de los idiomas, que cobran gran importancia al tener que trabajar con público extranjero. El trabajo con grupos de personas exige cualidades personales como la tolerancia a la frustración, don de gentes, saber dirigir grupos, tener capacidad de liderazgo y grandes dosis de sentido del humor.

Empleo de turismo: animador turístico

Ofertas de empleo de animador turístico

A no ser que ya vivas en una zona turística lo normal es que tengas que desplazarte fuera de tu provincia si quieres acceder a un empleo de este tipo. Es habitual que en las ofertas de trabajo en esta actividad se ofrezca alojamiento.

En los lugares más turísticos el resto del año no hay mucha actividad por lo que la demanda de animadores no se cubre con la población local. En este sentido, hay que tener en cuenta que lo normal es que se viva y trabaje en el mismo lugar por lo que el tiempo de descanso y desconexión será más difícil de gestionar.

Las empresas incluyen el alojamiento como parte del salario, bien en las propias dependencias del lugar o bien en apartamentos que se suelen compartir con los compañeros.

Lo normal es tener un día y medio de descanso semanal y la remuneración estaría entre 950-1000  euros brutos al mes. La manutención también suele estar incluida.

El trabajo de animación de grupos es un empleo que supone, en la mayor parte de las ocasiones, un tipo de contrato temporal (aunque también fijo- discontinuo), durante unas semanas al año. Es un tipo de trabajo escogido principalmente por estudiantes que aprovechan las vacaciones en sus estudios para conseguir algo de dinero y así costear los gastos del resto del año. La temporada veraniega es el momento donde más se puede alargar un contrato como animador.

Un buen trabajo de animación consigue fidelizar clientes al contribuir a que la estancia sea muy satisfactoria a través de la diversión. Cada vez es mayor la relevancia que se otorga a esta función dentro del negocio turístico. La diversión es una grata experiencia que ayuda a fijar un buen recuerdo del lugar y que hará que la recomendación se produzca de forma espontánea.